Pocas veces en la historia del fútbol, equipos de un mismo país tienen un año tan brillante. En especial Alemania; dónde han ganado la Champions en 7 ocasiones (5 del Bayern, 1 del Dortmund y la otra del Hamburgo). Y fue en efecto, el elenco del Signal Iduna Park, el que iba a conseguir algo histórico para la institución. La temporada 1996-97 arrancaba con la Juventus como el mejor equipo del mundo; esto tras haber ganado la Champions 1995-96 y ganar la Copa Intercontinental a River Plate en Japón 1-0; mientras que el Borussia había ganado la Bundesliga en ese año. Fue emparejado en el grupo B de la competencia, emparejado con Atlético de Madrid, Steaua Bucarest y el modesto RTS Widzew Łódź de Polonia.

Acabó segundo por diferencia de gol con el equipo español, lo que de igual manera accedió en ese entonces antes que la UEFA hiciera modificaciones, a cuartos de final. A partir de ahí, ganó todos los partidos previos a la final; al Auxerre 3-1 y 1-0, y dando la gran sorpresa al eliminar al Manchester United en semifinales venciéndolos en ambos partidos 1-0.

Iba a pasar poco más de un mes, para que el Estadio Olímpico de Munich fuese el escenario de otro gran acontecimiento vivido en este deporte: Se medía ante el vigente monarca, que era Juventus. Y en un partido soñado como un cuento de hadas, la escuadra de Hitzfeld se impuso con autoridad 3-1.

Karl-Heinz Riedle fue la figura al marcar un doblete en la inolvidable noche de Munich. Lars Ricken marcó el tercero.      

Así, el Dortmund cerraba una temporada espectacular quedándose con “La Orejona” por primera vez y condecorándolo con la Copa Intercontinental en tierras asiáticas venciendo a Cruzeiro 2-0.

Ahora, casi 20 años después, los dirigidos de Thomas Tuchel pueden emular dicha gesta; pero tienen al frente a un complicado Mónaco que piensa en grande. Aunque este club, no conoce de imposibles y esta semana intentará dar el primer golpe para acercarse a semifinales.

Con Aubameyang como la principal amenaza, el BVB va a la caza de los franceses.

En 1997, hubo otro cuadro proveniente de Gelserkirchen, qué también sorprendió al mundo….