En la nota anterior habíamos repasado la Champions del Borussia Dortmund hace 2 décadas. Y en ese mismo año, un conjunto de Gelserkirchen se daba a conocer al mundo: Era el Schalke 04. Totalmente desconocido en competiciones europeas, comandado por un joven Jens Lehmann, iban con todo en busca de su primer título internacional de su historia. En una Copa UEFA que después se fue adaptando y de mejor manera, los cuadros jugaban una eliminatoria ida y vuelta más una ronda clasificatoria; los alemanes por terminar bien posicionado en el ámbito local, entraron en los treintaidosavos ganando en un acumulado de 5-2 al Roda holandés. En los dieciseisavos al Trabzonspor, en octavos al Brujas, en cuartos al difícil Valencia y en semifinales a la revelación del certamen, el Tenerife.

Cabe mencionar que esta versión de lo que es actualmente la Europa League, fue la última en jugarse con final ida y vuelta. En la instancia decisiva tenía al frente al candidato de todos: El Inter de Milán dónde militaba Iván Zamorano. Todo comenzaría en Alemania; ante 60000 personas ilusionadas como nunca antes en su vida viendo a la escuadra de la zona de Ruhr, con victoria por la mínima con gol de Marc Wilmots al 70 de juego.

En San Siro, sería protagonista del desquite; con un estadio repleto Inter a lo menos iba en busca del gol para emparejar la final, cosa que sí pudo conseguir gracias a Zamorano en los minutos finales.

Bam Bam marcó a los 84 minutos de partido, llevando todo a la prórroga.

La diferencia se mantuvo mínima por los 120 minutos, por lo que el título de la UEFA se tuvo que dirimir en penales. Inter malogró 2 lanzamientos entre ellos, el del chileno; mientras que Schalke tuvo una tanda impecable ganando 4-1 y consiguiendo lo impensado.

Wilmots pateó el penal definitivo que llevó al Schalke a lo más alto.

El tiro del ex entrenador y mundialista belga, hizo que los Azules Reales levantaran su primer trofeo UEFA en su historia, además de enmudecer un recinto imponente como lo es San Siro. Era la primera vez en la época moderna que los equipos alemanes ganara tanto Champions como la Copa UEFA (la anterior fue en 1975 con Bayern y Borussia Monchengladbach). Por primera vez, equipos con una rivalidad acérrima, tocaban el cielo.

Un suceso que después de 2 décadas, se puede repetir; Schalke este jueves visita al gigante dormido Ajax, en el marco de los cuartos de final de la Europa League con el afán de repetir dicha proeza.

Huntelaar y compañía, irán en busca de un buen resultado en Amsterdam.

Quizás, seamos testigos de nuevos hechos increíbles en el fútbol. Lo que sí, es que hace 20 años, la rivalidad se unió con una misión: Conquistar Europa.