A pesar del buen desempeño, Universidad de Chile no pudo en Sao Paulo y cayó por 2-0 ante Corinthians en el debut de ambos conjuntos por la Copa Sudamericana.

Un primer tiempo en el cual los azules complicó al conjunto brasileño, complementando el juego en mitad de terreno, destacando el trabajo por la izquierda de Franz Schulz (reemplazando a Jean Beausejour como lateral) con Sebastián Ubilla y el inicio en terreno internacional del juvenil Iván Rozas. La primera gran incidencia llegó al minuto 18’ con la tarjeta amarilla para el lateral Guilherme Arena.

Llega el minuto 24 y Felipe Mora remata dentro del área pero atento estuvo el portero Cássio. Sin embargo, cuando acababa el primer tiempo y parecía que la U tenía controlado las situación, el paraguayo Ángel Romero saca un remate fuera del área, despejando Johnny Herrera pero el rebote le queda a Guilherme, despejando nuevamente Herrera pero que no pudo tapar en tercera instancia el tiro de Rodriguinho, abriendo el marcador al 40’. Con este marcador terminó el primer tiempo.

El complemento se retrasó en su inicio debido a incidentes de una facción de la barra de Los de Abajo con la hinchada local, haciendo que las fuerzas policiales despejara parte de esa galería. Con este acontecimiento y la modificación de Lucas Ontivero por Rozas, comenzó el segundo tiempo; partiendo favorable para los laicos con un tiro libre de Gonzalo Espinoza que casi logra el empate.

A pesar del buen compromiso dado, a los 60’ Hoyos decide sustituir a Gonzalo Espinoza por David Pizarro, una modificación que ha sido habitual en el torneo nacional. Pero todo esto no sirvió y, al igual el primer lapso, el Timao, sin buscar mucho al arco, aprovechó un robo de pelota a Pizarro y Jadson (68’) fusila a Herrera con un potente remate fuera del área, ajustado hacia la izquierda.

Tras el segundo gol, Corinthians buscó más a portería, apareciendo nuevamente la figura de Herrera para evitar una derrota más incómoda pero también aumentando las subidas de Guilherme y Ángel Romero por parte de los paulistas. En los últimos instantes el partido bajó en su intensidad, pero se mantuvo el marcador.

Ahora la U deberá esperar hasta el 10 de mayo para jugar la vuelta en el Estadio Nacional, pero antes tiene que jugar el Superclásico ante Colo-Colo este sábado al mediodía.