No fue una semana normal para el tenis chileno, no sólo porque se jugara Wimbledon en el circuito ATP, sino por la ya extrañada presencia chilena en un Grand Slam. Cuatro fueron los tenistas nacionales que se dieron cita en los pastos ingleses y acá te entregamos algunas conclusiones sobre su participación.

Se extrañaba la presencia de chilenos en los grandes escenarios del circuito ATP. De la camada de chilenos que llegaron a Wimbledon a competir, sin duda Hans Podlipnik fue quien mejor recorrido tuvo. Haciendo dupla junto al bielorruso Andreu Vasilevski (86°D) llegó hasta los cuartos de final del tercer Grand Slam del año, al caer ante los croatas Nikola Mektic (49°D) y Franko Skugor (89°D) por parciales de 7-6 (8), 4-6, 6-7 (5) y 5-7. Con este resultado cosechó 180 puntos que le permitirían posicionarse en el ranking 75° del dobles. De esta manera H – POD, sigue manteniéndose como el referente nacional del tenis en duplas, característica primordial para los próximos duelos de Copa Davis que le restan por enfrentar al equipo capitaneado por Nicolás Massú. En la presente temporada aún se prevé un ascenso del nacional.

También en la modalidad de duplas tuvo presencia otro insigne nacional en estas materias, el ya experimentado Julio Peralta (38°D). Junto al argentino, Horacio Zeballos (33°D), llegaron hasta la segunda ronda del torneo, sumando una nueva experiencia positiva para retomar su nivel en el circuito. Sigue planteándose como una clara opción para afrontar los futuros desafíos de Copa Davis también. De esta manera, los dos mejores exponentes del tenis en duplas nacional pueden decir que siguen sumando experiencia y rodaje competitivo, pues a pesar de que Peralta no avanzó en gran medida en Wimbledon, si logró posicionarse en una de las mayores citas tenísticas del mundo, en una superficie que no es del todo cómoda, consiguiendo avanzar más allá del debut.

En singles, Chile tuvo dos representantes. Nicolás Jarry y Christián Garín. El número 1 de Chile y rankeado 168° del mundo, cayó en primera ronda frente al francés Guille Simon (36°). Fue un desafió mayor el que tuvo que enfrentar Jarry y a pesar de caer en tres set, mostró parte del buen repertorio que posee y que lo proyecta como un buen proyecto del tenis no sólo nacional. 6-7 (4 -7), 3-6 y 3-6. De todas maneras, es valorable lo realizado, pues si bien se despidió en primera ronda, Jarry llegó hasta esta instancia tras pasar la qualy del torneo, por eso también se explica su emparejamiento ante uno de los buenos rankings de la competencia.

Por su parte el iquiqueño Garín (220°), dio dura batalla ante el estadounidense Jack Sock (18°), cayendo por 6-3 4-6 7-6(4) 6-3. A pesar de jugar un excelente encuentro, la experiencia del norteamericano no le permitió al “tanque” adjudicarse el partido, pero demostró una consistencia mental que hace tiempo se esperaba en él, siendo capaz de desarrollar por 2 horas y 14 minutos el partido.

Lo demostrado por ambos singlistas da para pensar que perfectamente en lo que resta de temporada, puedan acercarse al top 100 del ranking y seguir cosechando experiencia para el resurgir del tenis nacional.