Pocos futbolistas se entregan por entero a un mismo equipo durante toda su carrera. Pocos son también los que logran transformarse en un verdadero estandarte de un club, en base a lo que representan y entregan. En el día de su cumpleaños, recordamos a uno de los últimos bastiones de la fidelidad futbolística, Carles Puyol.

Nacido un 13 de abril de 1978 en Puebla de Segur, escogió la posición de defensor central para desarrollarse como futbolista, mientras que un club le respondió a su fidelidad, el FC Barcelona. En la temporada 1995 – 1996 se integró a las categorías inferiores del club, para luego iniciar su carrera profesional en el Barcelona B. Rápidamente el neerlandés Louis Van Gaal fijaría la mirada en el muchacho y su debut en el primer equipo catalán se concretaría el 2 de octubre de 1999. Desde ese día en adelante, Puyol se llenaría de gloria con la camiseta azul grana.

Distinciones individuales como el premio Don Balón al “Jugador Revelación” e innumerables títulos a nivel de club y también con la Selección Española, fueron configurando la identidad de un defensor que supo adecuar su tosca valía, al servicio de un fútbol que exigía la técnica y la pulcritud. Pieza clave en la unión del Seleccionado Español que se nutría de figuras en constante disputa, utilizó su rol como capitán del Barcelona, para mediar entre sus compañeros y sus colegas del Real Madrid, para conseguir el primer título de su selección en la Eurocopa del 2008 y luego reverdecer laureles como Campeones Mundiales en Sudáfrica 2010.

Su carrera en el FC Barcelona se nutrió del mejor momento histórico del club, donde sin dudas de la mano de Pep Guardiola, pudo consagrar una impecable carrera. Como capitán del equipo desde la temporada 2005 – 2006, se dio el lujo de levantar 6 copas en el año 2009, obteniendo los títulos de cada competencia en la cual participaron, contabilizando la Liga Española, Copa del Rey, Súper Copa de España, Liga de Campeones de la UEFA, Súper Copa de Europa y el Mundial de Clubes. Sumados a los otros títulos que consiguió en su carrera con los culés, suman 21 copas en total.

El 4 de marzo del 2014, anunció su retiro del fútbol para el final de aquella temporada, dejando atrás una impecable carrera que también nutrió a la Selección Española, donde debuta en el año 2000, siendo segundo lugar en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, para luego participa de tres mundiales, Corea – Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, formar parte de dos Eurocopas en 2004 y 2008, alcanzando 100 partidos con la selección mayor. Otro seleccionado que formó parte de su carrera, fue la Selección de Cataluña, con la cual disputó 6 encuentros.

En 2011, obtuvo la distinción de Real Orden del Mérito Deportivo en la categoría “Medalla de Oro” por su desempeño deportivo.

Una carrera llena de trascendencia y logros para el último gran capitán del FC Barcelona, todo un emblema.