Estadio Maracanã, lugar de encuentro entre Clube de Regatas do Flamengo ante Club Deportivo Universidad Católica, partido por la fase de grupos de la Copa Libertadores. El grupo de la muerte a visión de otros; cuarto grupo para ser ortodoxo. La quinta fecha deja en la memoria un partido gustoso de revivir, encuentro fragmentado en estaciones: como hojas de otoño; dignas de admirar pero al caminar fácil de trizar, así fueron las primeras jugadas de ambas encuadras, ostentosas en calidad y conocimiento del rival, pero laxas en el ejecutar, de ventica invernal; fuertes vientos que como vienen van, ataques rápidos  que mantuvieron a las hinchadas congeladas a momentos, de frutos primaveral; grato momento fugaz al probar, fueron los gritos de gol dejados tras el pasar del partido, un sol cálido de verano, que solo abrazó al equipo vencedor, dejándolos más cerca de alejarse de los demás.

Luego del pitazo del árbitro, Victor Hugo Carrillo, ambos equipos iniciaron su metodología de trabajo: un local sagaz por la franja derecha, en busca de balones por aire, que el objetivo de sacar al arquero, Cristopher Toselli del área chica, para producir el quiebre en segunda instancia o el tanto a espalda del portero, en contraparte, la visita optó por un fútbol con el balón dominado, pasando a la sorpresa de pases al vacío o buscando abrir la sutura defensiva rival. En los primeros minutos del partido Universidad Católica buscaba, fallando en la concreción, errores en ocasiones no forzados, mantuvieron pequeñas dosis de peligro al equipo chileno, dudosas salidas en zona defensiva hicieron resaltar los reflejos felinos del meta nacional. Flamengo con sus jugadores Para y Williams Arao, hicieron del costado derecho una zona de ataques aéreos, balones sobrebombeados fueron la tónica del primer tiempo, ambos conjuntos al no ceder el espacio propio, comenzaron a caer tempranamente en jugadas de infracción y saques laterales, haciendo estancar la movilidad del balón. A los 11 minutos llega el primer tiro libre a favor de los rojinegros, resuelto por Paolo Guerrero, tiro que pasa a un pie de distancia del pórtico izquierdo del guardameta, dejando a este mirando en posición el esférico, dando la ilusión de un dote telepático por parte de Toselli. La primera amarrilla recae en los 15 minutos en Para, tras una insolente falta. En los 17 minutos otra mala salida de los defensas hace angustiar a la fanaticada cruzada, nuevamente Guerrero es protagonista, esta vez disparando de forma centrada el esférico, siendo despejado sin problemas pero con cierta incertidumbre. El minuto 19 fue la jugada más lucida que tuvo Católica en el primer tiempo: pase estéticamente filtrado desde el botín de Guillermo Maripan, recibe José Fuenzalida, quien abre el disparo, desaprovechando una notable instancia de gol, culminando con el balón más cerca de los reporteros gráficos que de la malla. La oportunidad de Flamengo vuelve a aparecer al minuto 21, tres pases en diagonal terminan con el balón fuera del área luego de la salida de Toselli. Cerca de los últimos minutos de la primera fracción, concurrían las faltas ofensivas, defensivas y las prefabricadas, llegando al minuto 34, una jugada engorrosa y peligrosa para los locales, luego del desborde por izquierda de Católica, termina con una fuerte caída del jugador Santiago Silva, entrando el cuerpo médico  para disipar el malestar. Minuto 37 otro balón por derecha es detenido en doble instancia por Toselli, continuando el juego por memento en medio campo, siendo detenido con la tarjeta amarrilla para Maripan. Llegando otro encuentro a los 40, entre Guerrero y Toselli, este último sale victorioso con el retiro del esférico en zona de peligro. Culminado así el primer tiempo en los 46, dejando el marcador en ceros.

El primer movimiento de la segunda mitad se realiza desde fuera de la cancha, entra el casilla número 2, Rodinie, por Federico Mancuello. Las llegadas de Flamengo comienzan a tener más solidez, ocasionando la infracción obligada de Cristian Alvarez, adjudicando una tarjeta amarrilla y un tiro libre que fuera el detonante del primer gol del encuentro. Minuto 51, luego de estar jugando en líneas defensivas de Católica, una falta es sancionada tiro libre, esta, ejecutada por Guerrero, golpea la barrera, precisamente en su compañero Williams, el balón es desviado a un solitario y recién ingresado Rodinie, quien con borde interno golpea el balón, entrando en el arco cruzado, cayendo la alegría para los del “Fla”, cambiando el marcador y la atmosfera del partido, sin antes recibir Réver, jugador de Flamengo, cartulina amarrilla. Otra sustitución se realiza al minuto 53, saliendo César Fuentes, sustituido por Carlos Espinoza, para mantener el control del lateral izquierdo. El tiempo sin detenerse al igual que los ataques del equipo local, hacían sentir a los visitantes espectadores del partido también. Minuto 60 es protagonizado por Williams, que al entrar en barrida se golpea la rodilla contra el césped, teniendo de ser atentado, sacado y reingresado al encuentro, tres minutos más tarde una jugada entre el mismo Williams y guerrero, dejan otro ataque errado. Llega el minuto 66 y con este el segundo gol de Silva en la Copa Libertadores, haciendo volver al empate la disputa, tras un centro en línea de fondo a la cabeza de Santiago, el uno a uno daría inicio a otro encuentro. Minuto 71 es cambiado por lesión, Cristián Alvarez, ingresando Stéfano Magnasco. Siete minutos duro el empate, un pase filtrado por Para llega a los pies de Guerrero, quien en potencia corporal se saca al defensa, dejando su visión y el terreno limpio para cruzar el balón al poste derecho del arquero, siendo así el 2-1 del partido. Esto hace que el director técnico de Flamengo, Zé Ricardo, busca por medio de Roberto Gutiérrez, mantener el dominio del balón y la detención de las contras de Católica, haciendo salir a Kalinski. Últimos diez minutos de encuentro y los cruzados pierden una opción de gol, con un mal utilizado centro por derecha, cuando a los 85 Miguel Trauco, con fortuna y tenacidad, convierte el tercer gol para los locales, luego de tres instancias de quite, el balón terminara cerca suyo, para ser aprovechado de buena manera con un simple y efectivo disparo al arco. Luego de 3-1 se efectuaría la última sustitución, saliendo Éverton por Gustavo Cuéllar. En los 90 recibe amarrilla Juan Carlos Espinoza y Roberto Gutiérrez, termina con las oportunidades de Católica, con un disparo por sobre el arco de Alex Muralha. Concluyendo con la suma de tres Flamengo, siendo con nueve puntos los líderes de su grupo, en opinión de Católica, que con cinco, son el colista. Haciendo para los bicampeones del torneo nacional una senda conflictiva si quiere seguir avanzando en este certamen de la Copa Libertadores.

 

Compartir
Artículo anteriorEl sueño se empieza a hacer realidad
Artículo siguienteEl deporte y la mujer: “Juegas como Niña”
Sociólogo, convencido de que el deporte constituye un espacio de organización social y cultural digno de analizar, potenciar y construir diariamente. Osornino errante en Santiago. Director de los Medios Digitales Pasión de Hincha.