Por primera vez en sus 94 años de existencia, Celta de Vigo jugará su primera semifinal en Europa; luego de empatar en Bélgica ante el Genk 1-1, el cuadro de Berizzo instaura por sexta vez en los últimos 7 años a un equipo ibérico en la fase de 4 en Europa League (la ocasión dónde no hubo ninguno fue el 2013).

Un combinado que ha tenido el temple y ha estado a la altura de las circunstancias, pasó sin exento de complicaciones y tendrá un difícil eslabón por superar si desea llegar a la gran final: Manchester United.

Unos cuartos de final que estuvieron marcados porque 3 partidos fueron a tiempo suplementario (menos el Genk-Celta), demostrando que la escuadra de Balaídos tiene expectante a muchos por su solidez en el campo parándose de igual a igual con los clubes que llegan a estas fases decisivas de la competencia.

Así, el elenco dónde hacen patria Marcelo Díaz y Pablo Hernández que marcha en la posición 10 de la Liga Santander, tendrá al frente a un poderoso y legendario club de comanda José Mourinho, qué tendrá una considerable baja para el resto de la temporada: Zlatan Ibrahimovic. El sueco sufrió una lesión en su rodilla derecha en el partido ante Anderlecht qué ganaron en la prórroga, siendo una de las principales ausencias tanto en la Premier como en la Europa League.

Mientras tanto, la otra semifinal la jugarán Ajax contra Lyon. Las llaves ida y vuelta serán el 3 y 10 de mayo respectivamente, para saber quién irá a Solna y conocer si Celta en este caso, da el batacazo y alcanza la gran final.