Este fin de semana la emoción de la Fórmula 1 se vivirá en China; a estas alturas otro de los circuitos emblema en la categoría.

Construida el 2003 y disputada por primera vez al año siguiente, el Sinopec Chinese Grand Prix se ha convertido en una pista inamovible del calendario del deporte motor, qué se ha mantenido hasta la presente temporada. Con 5,5 kilómetros de extensión, se caracteriza por tener más curvas que rectas; aunque con un tramo en el que perfectamente los bólidos llegan a los 300 km/h desde la curva 13 a la curva 14, lugar dónde comprende un buen lugar para adelantar.

Además, China en conjunto con Japón, Bahrein, Singapur y Malasia son las naciones asiáticas con tremendos circuitos en el año, pero unos más tarde que otros.

Lewis Hamilton, el piloto que más veces ganó en Shangai los años 2008, 2011, 2014 y 2015.

Como dato anecdótico, en este lugar fue la última victoria del “Kaiser” Michael Schumacher en 2006, cuándo en aquella temporada peleó palmo a palmo el título con Fernando Alonso. Posteriormente, en Japón tuvo una rotura de motor, lo que pavimentó el bicampeonato para el asturiano con una ventaja de 13 puntos a final de dicho año.

Ahora, lo que se pronostica para este fin de semana, es que Mercedes de la mano de Lewis, vuelva a volar dentro de lo que es un circuito calado para él. No obstante, Vettel que ganó en Shangai el 2009 de la mano de Red Bull, quiere demostrar que el arranque en Melbourne no sea un espejismo y pelear el campeonato junto al británico y ganar con Ferrari luego de 4 años (Alonso fue el último en ganar el GP con la escudería italiana).

El sábado serán las sesiones de clasificación, para consiguiente el domingo cercano a las 2 de la mañaña (hora chilena), se apaguen las luces y se viva la emoción de la F1.

Una temporada que apenas comienza, pero que en cada carrera puede condicionar el destino de un piloto o de una escudería; especialmente en China, lugar dónde han pasado cosas muy interesantes y esperar que durante el fin de semana, así sea.