Cuando los tres puntos en una clasificatoria dejan dentro a una selección, resulta imperiosa la victoria, más aun cuando dichos puntos te desmarcan del resto de los países sudamericanos.

Por la fecha catorce, Ecuador y Colombia entraron a la cancha con la convicción de obtener el tesoro que dejaría a una de las escuadras con un relajo mental importante. En el Estadio Olímpico Atahualpa, en Quito. Ambas escuadras comenzaron con aptitudes ofensivas destacables, los locales optando por balones a la espalda, en busca de tiros al área que sorprendieran al portero colombiano, David Ospina. Ante una escuadra cafetera que junto a James Rodríguez y Juan Guillermo Cuadrado, buscaban por medio de estas indidualidades el grito de gol.

El partido en un inicio se vio bastante friccionado, cayendo las faltas de ambos lados, buscando cada uno con su metodología el primer tanto. Los avisos de Colombia fueron por medio de jugadas colectivas, iniciadas de zona defensiva y medio campo. Contra un Ecuador que no pudo aprovechar balones detenidos y tiros al área sin un concreto cabezazo.

El primer gol llega por gracia de James Rodríguez. Leyendo de forma sagaz la jugada, se mete al área chica aprovechando un centro a tres dedos, siendo este el 0-1 al minuto 19. Luego del primer tanto la posesión del balón se concentra en el equipo visitante, controlando los tiempos de ataque y defensa, haciendo caer a Ecuador en las imprecisiones por desconcentración, apuro excesivo y faltas innecesarias que hacen obtener la primera tarjeta amarrilla a Luis Caicedo. Es este ritmo generado por los tricolor que llega el segundo tanto, tras una notable abertura por la franja izquierda de James, es Cuadrado quien sin problema alguno hace que la hinchada colombiana celebre un merecido y astuto 0-2. Finalizando la primera, mitad a los 39 minutos al jugador del Milan, Cristian Zapata, se adjunta cartulina amarrilla tras una fuerte entrada. Siendo los últimos minutos una escena pobre de fútbol por parte de Ecuador, con insistencias débiles, mientras Colombia baja la intensidad para seguir descontrolando al local.

La segunda mitad fue una seguidilla de lo visto anteriormente. Colombia controla con actitud todas las zonas de la cancha, haciendo caer en una cantidad no menor de infracciones, el primer cambio del partido se ejecuta por los dirigidos de Gustavo Quinteros, entrando a los 57 minutos Ángel mena por Caicedo; en los 58 minutos, sale Enner Valencia y entra Gabriel Cortez.

Al minuto 60, la tarjeta roja es ganada con una fuerte entrada a Luis Caicedo. Es aquí en adelante donde el conjunto local solo logra acumular cartulinas amarrillas, siendo Achilier a los 74 minutos y Jefferson Orejuéla a los 84 los artífices de estas amonestaciones. Por la otra panorámica, la escuadra cafetera realiza cambios estratégicos destinados a resguardar a sus jugadores: en los 65 minutos con una pulcra participación, es sustituido Abel Aguilar, por Daniel Torres, quien entra para refrescar la basculación del medio campo visitante; a los 73 minutos entra Mateus Uribe por Edwin Cardona; y tras varios calambres sale Santiago Arias por Carlos Bacca a los 83 minutos del segundo tiempo.

En el último cuarto un resignado Ecuador desiste de atacar y escoge dejar el resultado como venía, finalizando el encuentro con un tiro a balón detenido por parte de los locales, siendo este la más clara para ellos. Colombia de visita se queda con este grato botín, dejándolos segundos en la tabla de posiciones con sustentables 24 puntos.

Compartir
Artículo anteriorUno a Uno: Venezuela
Artículo siguienteJapón e Irán avanzan en la carrera hacia Rusia 2018 en Asia
Periodista y co-editor de Pasión de Hincha. Actuando también como reportero, columnista y conductor del programa "Toque de Primera". Cubriendo todos los frentes del fútbol nacional ANFP y ANFA. A veces me las doy de fotógrafo.