La mexicana Elsa Ávila necesitó 2 oportunidades para llegar a la cima del Sagarmāthā (“La frente del cielo”) como se le conoce en Nepal. En 1989 (10 años antes) lo habría conseguido, pero un fuerte cuadro de hipoxia le arrebató llegar a la cima del Everest cuando sólo le faltaban 98 metros.

Elsa siempre buscó desafíos y fue así como inició su carrera deportiva en escaladas de “gran pared” con el ascenso a “El Capitán” (Yosemite – EEUU), convirtiéndose en la primera fémina que lo lograba; tras ello, no se quedó ahí y se transformó también en la primera que conquistó Las Rocallosas (Canadá – EEUU), Los Alpes (Europa), Los Andes (Sudamérica), Los Himalaya (Asia), El Fitz Roy (Patagonia – Argentina) y la Isla de Baffin en el Círculo Polar Ártico.

La empresaria, conferencista y titulada de ingeniería civil, no ha estado una vez en Los Himalaya; si no que ha participado al menos en 8 expediciones, superando en 6 ocasiones los 8.000 metros. Su ascenso al Shisha Pangma (8,047 metros) lo logró haciendo la primera travesía entre las cumbre principal y la oeste. Pero esto no es menor, ya que con la proeza se transformó en la primera mujer latinoamericana (y la más joven del mundo) en ascender ocho mil o más metros en 1987.

Y si esto llegara a parecer poco queridos lectores, también cabe agregar que en el Ártico, Elsa logró el primer ascenso mundial a la cara sur del Svanvhit (Isla de Baffin).

Simplemente, una mujer que quiso apoderarse del mundo a través del alpinismo… aunque también desarrolla la natación, carrera, bicicleta de montaña, orientación, escalada y rafting, entre otras cosas como por ejemplo, la escritura.

Desde 2002 posee un marca-pasos debido a deficiencias cardíacas. Tres años más tarde, le detectaron fibrilación auricular que con el pasar de los años le provocó una embolia transitoria y también tiene consigo cuatro infartos cerebrales menores; cosas que le no le han imposibilitado volver a Los Himalaya o al Pico de Orizaba (montaña más alta de su país).

Es una gran motivadora y busca que la gente no tenga freno en conseguir sus objetivos. Dentro de sus frases más destacadas, podemos encontrar:

“Las montañas son oportunidades, son mis retos, son mi vida”.

“Todo comienza con un sueño y sigue con los pasos para llegar a ese sueño”.

“Date permiso de soñar esos sueños que superan tus límites”.

Elsa Ávila llegó a la cima del mundo un día como hoy a fin del siglo pasado… enalteciendo el nombre de México y la mujer a nivel mundial. Sin lugar a dudas un ejemplo para todos de perseverancia, hambre por conseguir objetivos y de no renunciar a lo que más anhelas.

Imagen vía: Pinterest