Corría el mes de septiembre del 2003, Provincial Osorno recibía en el Parque Schott a Universidad Católica en el partido de vuelta de la primera fase de Copa Sudamericana. Los “Toros” llegaban con la ventaja en el marcador global gracias a victoria de 0 – 1 en San Carlos de Apoquindo. Patricio Polic arbitró esa noche y clasificó a los “Cruzados” a la siguiente fase en un horrendo cometido que aún hoy se recuerda. 2 de agosto de 2017, Patricio Polic protagoniza un nuevo episodio polémico en una llave de vuelta, esta vez por Copa Chile y con Colo – Colo y Deportes La Serena como protagonistas.

Cualquier persona que esté al tanto de las noticias deportivas de la última semana, será consciente de que en el fútbol chileno, los errores arbitrales están a la orden del día. La primera fecha del Torneo de Transición de Primera División así lo demostró. Pero aún faltaba un episodio que terminaría por reforzar esta idea en torno al arbitraje nacional. Colo – Colo debía enfrentar a Deportes La Serena en el partido de vuelta de la primera fase de Copa Chile, teniendo por obligación, revertir un 4 – 1 en contra. El conjunto del cuestionado Pablo Guede, jugó un buen primer tiempo, pero no podía superar la última línea serenense, no mostraba claridad para finiquitar las jugadas. A un minuto de finalizar el primer lapso, La Serena conseguía la apertura de la cuenta, pero en inexplicable determinación, el asistente decide anular la concreción. En las imágenes, al “guardalíneas” se le ve validando la jugada, de un momento a otro junto a Polic, deciden anular el gol. Tras cartón, Colo – Colo alcanza el 1 – 0 en idéntica jugada. Esta vez, se valida.

Con la ventaja al descanso, anímicamente el elenco “popular” ingresó con más ímpetu y logró dominar las acciones. Aun así, los “papayeros” lograban concretar un segundo gol que les permitía avanzar en la llave. Nuevamente se anula por inexistente posición de adelanto. A la postre, Colo – Colo superaría por 4 – 0 a La Serena y se clasificaría a la siguiente ronda. Otra polémica para la carrera de Patricio Polic, una carrera que no tendría por qué estar desarrollando como árbitro FIFA.

El primer argumento en defensa de los “albos” y la intervención del cuerpo arbitral, reza el hecho de que en la cuarta región, se cometieron dos errores que perjudicaron al actual campeón de la competencia, específicamente un gol en posición offside y un penal mal cobrado. Más allá de existir justicia en esta aseveración, se refuerza una realidad innegable, los errores arbitrales del fútbol chileno son reiterativos y evidentes. Y más allá de molestarnos, parecen entregar tranquilidad si se les observa desde una óptica compensatoria. Error crucial para cualquier persona que aspire a un desarrollo mayor de la disciplina.

Por otra parte, desde mi entender, la anulación de dos goles, en donde uno de ellos es prácticamente calcado a un gol que se valida para el otro equipo en menos de un minuto, es más grave que cualquier otro error, pues se evidencian criterios distintos para analizar las jugadas que atañen a un equipo u otro. Hace ya 14 años, desde el episodio entre Provincial Osorno y Universidad Católica, queda la duda si los 8 meses de castigo recibidos por el referee fueron adecuados para el desempeño que históricamente lo posiciona en los magros episodios del fútbol, no sólo a nivel nacional.

Finalmente todo esto influye en un correcto desarrollo deportivo del fútbol en el país, malos árbitros, mal nivel de juego, malas prácticas. Nivelar hacia abajo.