Comenzó la carrera presidencial, las elecciones primarias están a la vuelta de la esquina y las propuestas que tiene cada precandidato van tomando cada vez más importancia. Las AFP, la condonación de la deuda del CAE y el Sistema de Salud son temas que se han tomado la agenda política, sin embargo, para muchos el deporte es un ítem esencial.

Hasta ahora poco y nada se ha hablado sobre iniciativas concretas y revolucionarias respecto al deporte. No obstante, en algunos de los programas se le ha destinado un pequeño espacio y existe un consenso en cuanto a la importancia social y los portes en la salud que tiene el deporte en la vida de las personas.

En este sentido, los recursos y la infraestructura son vitales en la agenda de cada aspirante a La Moneda. Al igual que promover las instancias necesarias para realizar actividad física. Es así que precandidatos como Felipe Kast y Alberto Mayol, coinciden en la importancia de incentivar el deporte para combatir la obesidad y el sedentarismo de los chilenos. “Los dos últimos años de la educación secundaria deben orientarse con fuerza al arte y el deporte. Chile es el país con mayor obesidad juvenil de América Latina, con pésimas perspectivas de salud derivadas de esta condición”, enfatiza en su programa del precandidato del Frente Amplio.

Por su parte, Manuel José Ossandón, propone un “trabajo mancomunado entre el ministerio de Deporte, el de Transporte, los municipios y la sociedad civil para apoyar al ciclismo como una opción real de movilidad y de ejercicio cotidiano”, asimismo incluye a las familias -en especial a los adultos mayores- en la realización de “ligas deportivas para la familia”.

LAS GRANDES LIGAS  

En cuanto al deporte de alto rendimiento, la descentralización y la disponibilidad de recursos se toman el debate. En esta línea, los esfuerzos están dirigidos en generar las condiciones necesarias para formar a deportistas de elite que representen al país en las diversas disciplinas. Con una mirada crítica el precandidato de Chile Vamos, Manuel José Ossandón, propone que “el deporte sea una política de Estado y no una repartija de recursos a diferentes asociaciones”, mientras que su contendor directo, Felipe Kast, plantea el “desarrollo de centros de alto rendimiento en diferentes lugares del país, aprovechando las ventajas competitivas de cada zona”.

DIRIGENTES EN LA MIRA

En un esfuerzo conjunto por aumentar la probidad no sólo en la política, sino que también en el resto de las instituciones del país, los precandidatos han encontrado en los dirigentes deportivos un espacio en donde se deben realizar distintas transformaciones. Son nuevamente ambos candidatos de Chile Vamos que han alzado la voz al respecto. “Mejoraremos los procedimientos de rendición de cuentas de federaciones deportivas, por ejemplo, la ANFP, que concentran un monopolio al alero de la legislación actual, y obtienen beneficios al ocupar la marca del país, donde el impacto social que retribuyen puede ser explorado según los entes fiscalizadores existentes”, sugiere Kast.

Otra arista es abordada por Ossandón quien formula la idea de crear una “Escuela de Dirigentes”, cuyo objetivo sería “garantizar la formación integral de éstos en diversos ámbitos como la organización de eventos deportivos, el necesario asesoramiento legal y la presentación de proyectos en instancias gubernamentales”.

El deporte es parte fundamental de un país que aspira al desarrollo, tanto por la calidad de vida de sus habitantes como por nivel de los deportistas de elite que forma. En este contexto, Chile carece de una política deportiva y llama la atención el poco espacio, la falta de dedicación y escaza difusión que le dan los precandidatos a este tema importante para una gran parte de chilenos, sobre todo, para aquellos que vibran con las victorias deportivas de nuestros compatriotas y que apoyan a seleccionados muchas veces desconocidos para el resto.

Sería bueno en un corto plazo se considere una forma de aprovechar la infraestructura deportiva ya existente en nuestro país para futuros eventos deportivos, así como también la geografía privilegiada con la que cuenta Chile para la realización de determinados deportes. Y por qué no, actuar frente a fenómenos sociales como la inmigración, y proyectar los aportes que pueden hacer éstos al deporte nacional.

En deporte hay mucho por hacer.

Compartir
Artículo anteriorSub 16: Cobreloa gana, y se ilusiona
Artículo siguienteEl Millonario está de aniversario
Sociólogo, convencido de que el deporte constituye un espacio de organización social y cultural digno de analizar, potenciar y construir diariamente. Osornino errante en Santiago. Director de los Medios Digitales Pasión de Hincha.