Este jueves 13 de Julio, se celebra el día mundial del Rock, pues se conmemora la realización del primer Live AID, concierto que en 1985, reunió a lo mejor de la música por aquellos años. Por esta razón, hacemos un repaso en torno a la relación existente entre el deporte y la música. No sólo existen músicos que se han dedicado al deporte o deportistas que han querido incursionar en la música, también existe la relación entre la música y el rendimiento deportivo o también como conjunción entre espectáculos masivos. Aquí repasamos algunos de los detalles más sabrosos de esta cómplice relación.

Fútbol

Probablemente uno de los deportes masivos que más convoca. El fútbol siempre ha tenido un espacio para la música, demostración de esto es el tango “Patadura”, escrito en la década de 1920 por Enrique Carrera Sotelo y popularizado por la voz de Carlos Gardel. “De puro patadura estás siempre en orsai” o “de linesman hay un puesto si querés jugar”, son algunas de las frases presentes en la canción.

Es así como también nos podemos encontrar con músicos que directamente incursionaron en el mundo del fútbol, como es el caso de Rod Stewart, reconocido cantante de fama internacional que probó suerte en el Brentford de la tercera división inglesa, además de una prueba en el Barcelona de España. Julio Iglesias tuvo la posibilidad de jugar como arquero en el Real Madrid B. Richard Ascroft, vocalista de The Verbe tuvo un pasado futbolero en las juveniles del Wigan.

Mientras que a otros músicos, les ha interesado apoyar al club de sus amores desde otra vereda, como es el caso de Elton John, quien adquirió acciones del Watford en 1976, subiendo desde la cuarta división a la Premier League de Inglaterra, siendo subcampeón en 1983. Algo similar ocurrió con la banda alemana Die Toten Hosen, quienes invirtieron dinero para colocar su nombre en la camiseta del Fortuna Dusseldorf y así evitar su desaparición. Norman Cook, miembro de Fatboy Slim, es parte de la directiva del Brighton & Hove. También encontramos músicos que son hinchas reconocidos de algún equipo particular, como es el caso de Kasabian, seguidores del Leicester City, los hermanos Gallagher de Oasis, seguidores del Manchester City, el grupo Machuca que en Chile alientan por la Universidad de Chile o también el caso de Los Miserables que se identifican con los colores de Palestino.

No son pocas tampoco, las curiosidades que se han presentado en la relación existente entre fútbol y música, como por ejemplo el hecho de que la canción oficial del mundial de Sudáfrica 2010, el a veces irritante Waka Waka de Shakira, haya llegado al número uno de las listas musicales de prácticamente todo el mundo. Otro músico que no corrió mucha suerte con el fútbol fue Bob Marley, quien tras provocarse una herida jugando al fútbol, sufrió el desarrollo de esta hasta convertirse en un cáncer que le provocaría la muerte. Para los integrantes del grupo Pink Floyd, el fútbol era importante, tanto así que Waters, Gilmour, Manson y Wright, crearon su propio equipo.

Básquetbol

En el mundo del básquetbol, la música es preponderante, principalmente por el hecho de que existen pasajes del juego en la NBA, en donde se permiten la licencia de acompañar las jugadas con reconocidas melodías a los días de hoy. También los shows de medio tiempo con cheerleaders incluidas, amenizan los partidos. Pero también y quizás como forma de marketing, convocan a muchos famosos a sus recintos, siendo algunos músicos, reconocidos seguidores de equipos en particular. Jay Z, es un acérrimo seguidor de Brooklin Nets, mientras que Flea y Antonhy Keidis, los extrovertidos bajista y vocalista de Red Hot Chilli Peppers, siempre demuestran su fanatismo por Los Ángeles Lakers. Pero el básquetbol parece unir aún a más músicos en torno al parquet, destacando otros hinchas ilustres como Kid Rock, fanático de Detroit Pistons, Steven Tyler, seguidor de los Boston Celtics, Maddona, quien sigue a los New York Knicks, al igual que Rihanna.

SuperBowl

El show de medio tiempo del SuperBowl siempre es esperado para poder sorprenderse año a año con la performance musical a ser presentada. Sin duda son muchos los músicos que han dejado huella, ya sea en forma individual o en colaboración con otros artistas.

Según los expertos, los mejores shows que se han presentado en la final del fútbol americano son: U2 el 2002, Maddona en 2012, Paul McCartney en 2005, Rolling Stones en el 2006, Prince el año 2007 y Michael Jackson en 1993.

En los shows de medio tiempo además han pasado músicos de la talla de Coldplay, Bruno Mars, Travis, Beyonce, ZZ Top, Phil Collins, RHCP, entre otros.

Polideportivo

No sólo el fútbol o el básquetbol levantan pasiones deportivas en los músicos. Hay muchos otros deportes en donde destacan grandes figuras de la música en las gradas de los estadios, como por ejemplo Snoop Dog, a quien además de la marihuana le apasiona el fútbol americano, deporte en el cual es seguidor de los Raiderers de Oakland. Mientras que a Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam, es aficionado del béisbol. Justin Timberlake es una persona que disfruta de jugar al golf, mientras que Nick Mason es fanático del automovilismo, contando con participaciones en las 24 horas de Le Mans. Bruce Dickinson de Iron Maiden practica el esgrima, Elton John el tenis y Alanis Morrissete el surf, además de ser una ferviente seguidora del hockey.

Sin duda una de las grandes curiosidades del mundo de la música y el entretenimiento deportivo, se dio en la WWE, cuando Motorhead apareció en el Wrestlemania XVII y posteriormente en el Wrestlemania XIX Limp Bizkit, tocando en vivo las entradas de los luchadores “Triple H” y “The Undertaker” respectivamente.

¿Por qué escuchar música al practicar deporte?

Según un estudio realizado en la Universidad de Keele en el Reino Unido, liderado por Alexandra Lamont, descubrió que la música aumenta la concentración y reduce la sensación de esfuerzo, independientemente cual sea el género musical, mientras sea la música de la cual disfruta quien esté realizando el deporte. Esto último no quita que para algunos deportes, si exista una selección mejor de un género musical por sobre otro, como en el caso del golf, donde al parecer se logra un mayor rendimiento al escuchar jazz. Además nuestra música favorita, provoca un rendimiento superior de un 26% al normal en nuestros vasos sanguíneos, lo que efectivamente influye en un mejor rendimiento deportivo.

¿Qué música escuchan los deportistas?

Tras conocer las razones involucradas en lo positivo que resulta escuchar música al momento de practicar un deporte, podemos enfocarnos en conocer cuáles son los gustos musicales de reconocidos deportistas. Aunque parezca increíble, Cristiano Ronaldo disfruta escuchando la música de Luis Fonsi. Lionel Messi disfruta de Los Cafres, El Polaco y Juanes.

Michael Phelps en Pekín 2008, antes de cada competencia se motivaba escuchando el tema “Go Getta” de Young Jeezy.

En el tenis, María Sharapova opta con Amy Winehouse y James Blunt, mientras que Rafael Nadal goza con Maná, Bryan Adams y Bon Jovi. El extrovertido Novac Djokovic reconoce su gusto por el R&B, Hip Hop y reggae.

LeBron James es asiduo seguidor de la música y de diferentes estilos, por lo cual no es raro que en su repertorio antes de los partidos, se pueda encontrar música de Pharrel Williams, Coldplay, Eminem o The Black Keys.

¿Qué deportistas han querido incursionar en la música?

No es raro pensar que en base a la fama y el arrastre masivo que convocan, los deportistas opten en algún momento de sus vidas por dedicarse al rubro musical. Si bien, varios lo han intentado, no siempre terminan corriendo la misma suerte que en sus exitosas carreras deportivas. Pelé debutó en la música en 1969, pero recién en 2004, grabó su primer disco, titulado “Ginga”.

Guillermo Vilas, no sólo quiso quedar en el recuerdo colectivo como uno de los mejores tenistas sudamericanos, también buscó trascender en los oídos musicales al colaborar con Luis Alberto Spinetta en su álbum “Only love can sustain” y posteriormente con su debut discográfico en 1990, titulado “Mil nueve noventa”.

Óscar de la Hoya también probó suerte en la música, llegando a estar nominado en los Grammy a mejor disco pop latino con su disco titulado con su nombre en el año 2000.

Shaq y Allen Iverson fueron dos de los basquetbolistas que probaron suerte en la música. El primer mucho no cantaba, pero si sabía mover el cuerpo, mientras que “The Answer” generó más polémica que buena crítica a su CD de hip – hop.

Compartir
Artículo anterior‘’Noche Alba’’: El regreso del mago
Artículo siguienteLa Copa Chile sigue en rodaje
Sociólogo, convencido de que el deporte constituye un espacio de organización social y cultural digno de analizar, potenciar y construir diariamente. Osornino errante en Santiago. Director de los Medios Digitales Pasión de Hincha.