El argentino oriundo de Buenos Aires, quizá no fue el mejor refuerzo de Cobreloa pese a ser internacional con la selección trasandina en las categorías Sub 17 y sub 21. Actualmente con 32 años está haciendo su carrera en Italia siendo su segundo periplo en el país de la bota (antes había estado en el Savona), luego de deambular por España, Rumania, Argentina, Venezuela, Chile, Grecia y Finlandia.

En nuestro país, nunca registró goles, teniendo una campaña magra en los zorros del desierto y convirtiéndose en uno de los tantos desafectados de aquella temporada en el norte del país: llegó en febrero de 2011 y fue desvinculado en junio del mismo año.

Entre las cosas inéditas que se dieron durante su estancia en nuestro país, recordamos que fue mandado a entrenar con un “papelito” dónde se le daban las instrucciones a seguir para su acondicionamiento físico y trabajo preparatorio. Todo esto en el marco de que su relación con Nelson Acosta no era de las mejores.

Pero prosigamos, pese a no ser recordado con mucha alegría en la tienda naranja, el ariete posee un título en su palmarés: Primera B Metropolitana con el Sportivo Italiano en la temporada 2008/09.

Luego de estar en suelo nacional, probó suerte en Finlandia e Italia; pero sin mucho éxito. Luego, volvería al país, pero la suerte no lo volvió a acompañar y se sumó al plantel del ahora desafiliado Deportes Concepción. Dejó el club en enero del presente año, pero se mantuvo entrenado y acondicionando en un centro de alta tecnología hasta mediados de este año, buscando una revancha en nuestro país; pero sus pretensiones no se cumplieron y tuvo que migrar.

Como mencionaba anteriormente, por campeonatos nacionales nunca ha convertido un gol y al parecer, esto seguirá así debido tanto a la crisis que sufre nuestro torneo, como también por la imagen que está dejando el ex Deportivo Anzoategui.

A ver si logra sacarse toda esa mala racha antes de que termine su carrera y así pueda decir que no fue un jugador que pasó sin pena ni gloria por este deporte tan hermoso como lo es el fútbol.