Más de 49.000 minutos disputados, 81 goles, jugador revelación de La Liga en 2005, Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo en 2011, colaborador de la UNICEF desde 2007 y embajador desde 2014, multicampeón con Real Madrid y su selección nacional, mejor defensa de La Liga en 4 ocasiones consecutivas: 2012, 2013, 2014 y 2015; parte del XI ideal de la FIFA en 7 ocasiones: 2008, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016. Nos faltarían líneas para poder seguir con las distinciones del oriundo del municipio de Camas; pero tranquilidad, ya empezaremos con su historia…

Con 6 años, fue federado por un club de su pueblo; pero este paso no duraría mucho, ya que dos años más tarde, sería fichado por el Sevilla para sus categorías inferiores. Pasaron seis años y en 2002 sería citado por primera vez a la selección (sub16), pero una lesión le impidió debutar con el combinado juvenil español. Al año siguiente, volvería a ser convocado (esta vez para la sub17) dónde si pudo debutar y defender los colores de España en la Meridian Cup. Pasaron unos meses y el nombre de Sergio Ramos ya empezaba a hacer eco, siendo su despliegue y liderazgo innato lo que lo hizo saltar de la sub17 a la sub19 en el mismo año 2003 (año en que también debutaría con el Sevilla Atlético en Segunda B).

Desde 2003 que es internacional con su país en categorías inferiores, pero desde 2005 que ha vestido la camiseta de la selección adulta. A partir de ese mismo año que es jugador madrilista y desde ahí que sus logros tanto colectivos como personales sólo han ido en la suma del nutrido palmarés de este zaguero central.

El que fue campeón de la Eurocopa sub19 en 2004 (con poco más de 600 minutos jugados) se ha mantenido en un nivel constante siendo tal vez la gran demostración de lo máximo de aquel proyecto del fútbol español que los llevó a ser campeones del mundo en 2010 y bicampeones de Europa en 2008 y 2012. Un estandarte en defensa, un nombre que siempre llama a ser considerado, un hombre que sigue vigente y que fuera de la cancha también demuestra cómo debe ser un deportista… Orgullo de su familia por seguro; de su país, vaya a saber uno.

Sin lugar a dudas el hombre fiel reflejo de que la perseverancia y el esfuerzo te llevan a grabar tu nombre en los cielos y a colocar una estrella en el firmamento (antes de los 30 años). No hay ni que pensar que debe ser el modelo al que se fijarán las nuevas generaciones de futbolistas ibéricos para el sector defensivo, digno acreedor de aquella posta que dejó el gran Carles Puyol. Ambos unos caballeros, ambos hombres que guerrillean todo dentro de la cancha… De esos jugadores que gustamos de ver por la calidad, clase y sobretodo firmeza que pueden entregar, esos que pueden levantar un equipo cuando todo está adverso.

Simplemente, feliz cumpleaños número 31 Sergio Ramos… que sigan siendo muchos más de calidad, garra y nobleza… “El caballero blanco”.