Un 3 de abril de 1978, llegaba al mundo directamente desde Hamburgo, Tommy Haas. Ha sido de hace varios años el jugador más longevo en estar en el top 100 específicamente el 2014 (ubicado en el puesto 14 del ranking), lo que una rebelde lesión lo hizo dejar las canchas hasta mediados del 2015. Pero toda esta carrera tiene su génesis que la revisaremos a continuación:

Debuta como profesional el año 96′, llegando a disputar su temporada número 21 en la actualidad. Es poseedor de la medalla de plata en los JJ.OO de Sídney 2000; en semifinales vence a un joven y desconocido Roger Federer por 6-3 y 6-2. Llega a la final por el oro con Yevgeny Kafelnikov, perdiendo por 6-7; 6-3; 2-6; 6-4 y 3-6.

Durante los 2000, fue un jugador con mucho temple y con un juego vistoso llevándolo en esos momentos a ser el número 2 del orbe en mayo del 2002 (el 1 era Leyton Hewitt). Su gran deuda, fueron los Grand Slam; dónde sus mejores campañas fueron en semifinales en el cuál alcanzó 4 veces. Una de esas instancias, fue borrado de la cancha por Fernando González en Australia 2007.

“Mano de Piedra”, lo aplastó en poco más de hora y media por 6-1; 6-3 y 6-1 a Haas.

El alemán cuenta con 15 títulos ATP en su palmarés, siendo su último trofeo en Viena el 2013 (6-3 y 6-4 a Robin Haase); y jugando su última final en Zagreb el 2014, cayendo ante el local Marin Cilic por parciales de 6-3 y 6-4. Ese mismo año, sufrió una compleja lesión que lo alejaría hasta junio del 2015 ya fuera del Top 100 y sin puntos en el ranking.

Sin tanta actividad en 2016, este año jugó en Melbourne una vez más, a diferencia de los demás, con ranking protegido quedando fuera en primera ronda con Benoit Paire 6-6; 4-6 y posterior retiro.

Ya en el inicio de la temporada Masters 1000, estuvo presente en el de Miami qué acabó ayer con la victoria de Federer sobre Nadal. Haas se enfrentó ante el checo Jiri Vesely en un curioso partido, dónde hasta una iguana vio unos instantes dicho match.

El instante cuándo el reptil se cuela, y Haas lo inmortaliza en una selfie.

Lo que sí, es que el germano seguirá dando lo mejor de él hasta que el físico diga basta. Ya son casi 4 décadas de un tenista que también ha sido muy importante y respetado por sus pares en el mundo ATP.