Pablo Prigioni es uno de los basquetbolistas que sin duda marcó la historia de este deporte en Argentina. Miembro de “La Generación Dorada”, hoy repasamos algunos de los datos que determinaron la carrera de este base. 

Un 17 de mayo de 1977 en la provincia de Córdoba nació Pablo Prigioni, uno de los más destacados jugadores de básquetbol argentino de las últimas décadas. En 1994 hizo su debut profesional en el Club Social Ramallo y no tardó en dar el salto a Europa cuando en firmó por el Fuenlabrada de España. Ahí su calidad como base empezó a despuntar en diversas competencias, lo que rápidamente llamaría la atención de los grandes equipos de la peninsula, quienes intentarían ficharlo. De esta manera, su carrera se desarrolló en el Lucentum Alicante, TAU Cerámica, Real Madrid y Saski Baskonia. Sería en este último club donde mayores logros alcanzaría, logrando 1 Liga, 3 Copas del Rey y 4 Supercopas de España. Además, es el extranjero con mayor cantidad de partidos disputados en la Liga ACB con 461 apariciones, siendo el 7mo mejor asistidor en la historia de la Liga con un total de 1.721 asistencias.

Sus buenos números y grandes presentaciones le permitieron abrirse camino en la NBA, siendo el veterano más longevo (35 años) en ingresar a la competencia norteamericana, sumando 303 partidos, repartidos entre sus estadías en New York Knicks, Houston Rockets y Los Ángeles Clippers.

Tras este paso, regresó al Baskonia, para anunciar el fin de su carrera a sólo un mes de su fichaje.

Con el fin de su carrera como basquetbolista, deja atrás 3 medallas de oro en un Campeonato Sudamericano de Baloncesto (2004), FIBA Diamond Ball (2008) y Torneo de Las Américas (2011); 3 medallas de platas conseguidas en el Campeonato Sudamericano de Baloncesto (2003), Campeonato FIBA Americas (2003), Torneo de Las Américas (2007) y 2 medallas de Bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y en el Campeonato FIBA Américas (2009).

Actualmente se perfila como entrenador de básquetbol, teniendo opciones de hacer sus primeras armas como adiestrador de su último club, el Saski Baskonia, quienes estarían dispuestos a sentar en el banquillo al otrora base del club.