En la séptima fecha del Campeonato Tercera División B, Escuela de Fútbol Macul enfrentó en calidad de local, al Club Deportivo Ferroviarios de Chile. Encuentro que tuvo buenas jugadas por parte de los equipos, individualidades a tener presente y un arbitraje poco eficaz. Finalizando con el local a un punto de igualar al líder en la tabla de posiciones.

Desde el inicio del partido ambas escuadras fueron al arco rival por medio de sus más estacados jugadores: a 2 minutos del partido, Fútbol Macul de los botines de Francisco Llancavil y Rodrigo Pacheco, tras filtrar un pase al 11 de Macul, surge el enfrentamiento con el arquero, Andro Martimie, quien al disparar, deja el balón golpeando la reja, pasando cerca del arco. El contrataque no se hace esperar, un sagaz Francisco Molina, mantuvo durante diez minutos del encuentro la atención a su pegada, que para bendición de los locales, cada intento al área terminaba en tiro de esquina o en los guantes del meta, Jairo López. El partido continuo disputándose en media cancha, en busca de salidas por las bandas; aquí comienza a dominar el encuentro los dirigidos de Gonzalo Pilar, quienes a los 13 minutos aprovechan una jugada a balón detenido: centro al área que es cabeceado hacia atrás, dejando mal ubicado al portero Martimie, siendo Sergio Flores quien le da al equipo el primer tanto. El partido era dominado por Fútbol Macul en cuanto a dominio del balón y marcador, buenas salidas de los defensas; sin apuros ni incertidumbre, hacían de Braulio Chandía, el último hombre que sin destacar era fundamental para el despeje y control defensivo, a esto se le agrega el óptimo cambio de ritmo que tenía el esférico al pasar por medio campo, con buena triangulación, hacían del ataque una peligrosa oportunidad de gol. Ferroviarios sin querer ser minimizado, exploto la ofensiva de Molina, dejando solo el agotamiento físico y mental del jugador. Pese a la rapidez que llevaba el encuentro, la cantidad no menor de infracciones, hizo enfriar la concentración de los equipos, además de las numerosas y erradas intervenciones del árbitro central, Juan Godoy, hicieron subir la densidad del partido. En los 27 minutos un cambio se realiza por parte de Macul, ingresando Francisco Caudia, por Martin Camus. El trascurrir fue de faltas y buenas jugadas por parte de ambos equipos, siendo destacada el duelo de barridas a los 33 minutos: cuando el 10 de Macul roba el balón en mitad de cancha, propiciando una buena opción de gol, que es inhibida por la pulcra barrida de Carlos Riveras, el número 4 de Ferroviarios, estuvo consistente en determinantes pasajes del encuentro. El primer tiempo finaliza con un desperdicio de Sergio Flores a los 44 y la tarjeta amarrilla a Ignacio Meza, por una violenta entrada.

Para el segundo periodo la acción comienza desde las bancas: por Fútbol Macul sale Rodrigo Pacheco, por un calificaado Franco Berroeta; en Ferroviarios ingresa Francisco Cáceres, por David Guzman. El juego brusco continua entre ambas escuadras, recién comenzada la segunda mitad, un choque entre jugadores detiene el encuentro, muestra del juego ilícito que dieron riendas sueltas algunos jugadores, que confundieron el fútbol recio, con el ilegal dentro de la cancha. 4 minutos y cae la segunda amarrilla para el equipo visitante, se la adjudica el recién entrado, Francisco Cáceres. El partido estuvo concentrado en polaridades: fuertes entradas que desteñían la actuación de los jugadores y gratas jugadas colectivas, dignas de una estudiada mitología de juego, expuesta en ciertos pasajes del partido, Es precisamente en una de estas jugadas que cae el segundo gol del conjunto local. El ingreso de Franco Berroeta, da a Macul una basculación del balón idónea para hacer crecer el marcador: Berroeta con balón dominado desde mitad de cancha, con total falta de respeto, llega a línea de fondo, donde efectúa un tiro que cruza el área de Martimie, el balón es disparado a portería, siendo aprovechado por Felipe Pezoa, quien en un sutil vuelo hace de media paloma el 2-0, en 10 minutos de la segunda fracción. En ferroviarios el latente 11, Francisco Molina, intentaba una jugada individual, perdiendo con el pasar del tiempo cada vez más pulso. 15 minutos y cae la primera amarrilla para la escuadra local, Francisdo Caudia es el merecedor, luego de una inapropiada entrada. Un segundo cambio se concebido en Ferroviarios, saliendo Jordán San Martin, ingresando Marco Acuña. Al minuto 23 es cobrado penal a favor de la visita, el 10 del equipo, Maximiliano, es quien deja el marcador 2-1, tras poner el balón dentro de la red, dejando al lado opuesto a Jairo. El actual marcador hace cambiar la atmosfera, Ferroviarios busca el error de Macul para introducirse en zona rival, con marcajes en área enemiga y mitad de cancha; dejándose escuchar los gritos sin voz del histriónico, Jorge Díaz, pidiendo lo que saben hacer sus jugadores. Ese sobre entusiasmo provoca la tercera amarrilla de los visitantes, una barrida desmedida por parte de Sergio Castro, lo deja cuestionado en sus siguientes intervenciones. En el último cuarto del partido, Macul reemplaza al amonestado Francisco Caudia, por Nicolás González, comenzando un partido de carácter defensivo, ambas escuadras mostraron sus mejores actitudes defensivas, haciendo del grito de gol solo una ilusión. Para los 34 dos acciones diferentes, terminan con el mismo resultado; amarrilla para Alexis Espinoza, de Fútbol Macul y Carlos Riveros por Ferroviarios. Finalizando el encuentro con la sustitución de Carlos Riveros, ingresando Marcel Rojas y una seguidilla de ocasiones desperdiciadas por la ansiedad, en ambos equipos.

Compartir
Artículo anteriorSudáfrica sede Mundial
Artículo siguienteLa primera en la cima del mundo
Sociólogo, convencido de que el deporte constituye un espacio de organización social y cultural digno de analizar, potenciar y construir diariamente. Osornino errante en Santiago. Director de los Medios Digitales Pasión de Hincha.