El 5 de abril de 1992 se jugaba la séptima fecha del Torneo de Clausura en Argentina, y se enfrentaban por el “Clásico de La Plata” Estudiantes contra Gimnasia y Esgrima.

Este partido pasó a la historia del fútbol mundial porque se anotó el histórico “Gol del Terremoto”.

Corría el minuto 9 del segundo tiempo cuando el jugador del “Lobo”, José Perdomo, convirtió el único tanto del partido tras un tiro libre de 35 metros de distancia que provocó la algarabía total en la hinchada de Gimnasia.

Tal fue la emoción por el gol, que las vibraciones producidas por el festejo fueron registradas en el sismógrafo del departamento de Sismología e Información Meteorológica del Observatorio Astronómico La Plata de la Universidad Nacional de La Plata, ubicado a 600 metros del estadio. Como si se hubiera producido un sismo de más de seis grados en la escala de Richter, según fuentes periodísticas de Argentina.

El hecho causó gran impacto en el mundo, ya que el informe llegó a las estaciones de 120 países a través de la red internacional que controla la United States Geological Survey y todos creyeron que había ocurrido un terremoto en la ciudad.

A partir de ese día, Perdomo fue conocido como “Terremoto” y hoy, 25 años después de su conquista, lo recordamos por su histórica anotación.