La actual temporada de la Bundesliga ha tenido cosas y situaciones muy interesantes; como el Leipzig escolta del Bayern Munich y el Hoffenheim. Este último, derrotó 1-0 en condición de local al conjunto de Arturo Vidal y quedando bien posicionado para las copas europeas; pero más allá del buen presente del ex club de Eduardo Vargas, nos enfocaremos en el hombre que dirige a este equipo: Julian Nagelsmann.

El “Mini Mourinho” cómo ya es conocido, tuvo una exigua carrera que no duró más de 2 años; debuta el año 2006 en 1860 Munich y acaba su periplo en el Augsburgo en 2008, por constantes lesiones a la rodilla, colgó los botines a los 20 años.

Aún así, siguió ligado al fútbol. Comenzó siendo ayudante del actual estratega del Borussia Dortmund, Thomas Tuchel en Augsburgo respectivamente, para después emigrar al Hoffe durante 2012 haciéndose cargo de las divisiones inferiores de la institución; que tuvo por consiguiente ganar el torneo Sub 19 de la categoría el 2014.

Dicho trofeo, aceleró su crecimiento dentro de la escuadra germana; debido a que en octubre del 2015 era oficializado entrenador del primer equipo, relevando a Huub Stevens a partir de julio del año pasado. Sin embargo, los problemas de salud de Stevens, llevaron a Nagelsmann a tomar de manera urgente la dirección técnica del Hoffenheim; firmando contrato hasta el 2019, convirtiéndose en el adiestrador más joven en la historia de la Bundesliga asumiendo con 28 años de edad.

Tuvo poco tiempo de adaptación, debido al complicado momento que pasaba el elenco de Sinsheim. En posiciones del descenso, asume en la fecha 21 de la Liga Alemana, haciendo una buena campaña lo cual terminó en la posición 15 zafando por 1 punto de la promoción. Ahora, con 29 años, Nagelsmann acrecenta las opciones de meterse por primera vez a una Champions. Con un arranque de temporada magnífico e invicto 17 fechas, tercero con 51 puntos y además siendo escogido por los pares como el mejor entrenador el 2016, Julian tiene un gran futuro por delante.