En el momento en que se supo que el Atlético Venezuela sería el contrincante de Palestino en la Copa Sudamericana, destacó por lo poco y nada que nuestro medio sabía sobre ellos, de hecho algunos aseguraban que era un favorable sorteo para los dirigidos de Nicolás Córdova. Dejando de lado estos pálpitos futboleros, nos encontramos con que esta escuadra venezolana tiene una llamativa historia, la que tendrá en el capítulo de este miércoles uno de los partidos más importantes de su corta existencia.

Atlético Venezuela fue fundado el 23 de julio del 2009, pero pese a su juventud posee una activa participación en el fútbol profesional, registrando algunos descensos y dos campeonatos de Segunda División en esa nación. Hacen de local en el Estadio Brigido Iriarte de la ciudad de Caracas, y ésta destaca como su primera participación en un campeonato continental.

Actualmente en sus filas tienen referencias sobre el balompié chileno, puesto que en este equipo juega Jairo Otero, hermano del talentoso ex jugador de Huachipato Rómulo Otero, con el que ya han charlado sobre el cruce que tendrán que sortear ante Palestino. Otro que conoce el fútbol nacional es el entrenador de Atlético Venezuela, Ignacio González, el que militó y fue campeón con la Unión Española en el Apertura 2005.

Curiosamente lo más recordado del paso de “Nacho” González por el arco de los rojos de Santa Laura, fue una discusión que tuvo con Enrique Osses, la que terminó con el juez en el piso a causa de un empujón (según González) en el pecho del que ahora es el Presidente de la Comisión de Árbitros. Gracias a ese incidente el actual entrenador de Atlético Venezuela recibió como sanción 22 partidos de suspensión.

Estas anécdotas pondrán un poco de pimienta al debut de ambos cuadros este miércoles a las 21:45 en el Estadio Nacional, compromiso que será transmitido por Pasión de hincha y en el que los venezolanos intentarán levarse un buen resultado para poder cerrar la llave en Caracas.