En 1976, Chile había rozado la gloria tras perder ante Italia la final de la Copa Davis en el Court Central del Estadio Nacional con grandes exponentes como lo eran Patricio Cornejo, Jaime Fillol y Belus Prajoux. Posterior a la final alcanzada en dicho año, el tenis chileno entró por un pequeñp bache, bajando estrepitosamente a disputar la zona americana de la misma y sin recambio de por medio.

Hasta que en los 90 un tridente mágico del deporte blanco darían que hablar en el circuito: Marcelo Ríos, Fernando González y Nicolás Massú. Especialmente, “El Chino” daba sus primeros dotes en el mundo de la ATP en 1994 cuando debutaba profesionalmente; y así siguió sumando en una carrera plenamente llena de magia cuando se trataba de verlo jugar.

Pero el año dorado sería 1998. Si bien es cierto perdió de manera holgada ante Petr Korda por un triple 6-2, no amagó las opciones de ser el mejor dentro de grandes leyendas que seguían en el tenis como Pete Sampras, Tim Henman y Andre Agassi, entre otros. Luego de un buen comienzo que no pudo condecorarlo con el Grand Slam, siguió dando clases de talento llevándolo al Top Ten en la semana del inicio de los Masters Series (Masters 1000 en la actualidad).

Y sería en Miami donde se le daba la gran oportunidad; y ganando el torneo estaría en lo más alto del ranking. Cosa que hizo sin mayores complicaciones ante Agassi por 7-5; 6-3 y 6-4, causando el delirio de la fanaticada chilena quien lo seguía atentamente tanto en Estados Unidos como en nuestro país causando la celebración de norte a sur, dejando a Sampras en el lugar 2 y cortando una racha de casi cinco años seguidos del norteamericano como el mejor del orbe.

El zurdo sólo estuvo cuatro semanas como el número uno, siendo además el primer latinoamericano en llegar a privilegiado lugar (Guga Kuerten lo consiguió el 2000). Sin duda, fue una de las primeras alegrías que el tenis nos brindó y que después, los éxitos continuaban de manera esplendorosa en esta disciplina.

Compartir
Artículo anteriorJuan Mónaco celebra su cumpleaños
Artículo siguienteLa resurrección de los “Malandros”
Periodista y co-editor de Pasión de Hincha. Actuando también como reportero, columnista y conductor del programa "Toque de Primera". Cubriendo todos los frentes del fútbol nacional ANFP y ANFA. A veces me las doy de fotógrafo.