Independiente, campeón de la Copa Sudamericana, y Gremio de Porto Alegre, ganador de la  Copa Libertadores, empataron 1 a 1 anoche en Avellaneda, en la primera final por la Recopa Sudamericana 2018.

El delanteri Luan Vieira a los 22 minutos puso en ventaja al equipo brasileño, y fue Bruno Cortez a los 33, con gol en contra, quien igualó para los diablos rojos, que pronto quedó con diez jugadores por la expulsión del delantero Emanuel Gigliotti, después de que el árbitro  Roddy Zambrano aplicó el VAR – vídeo asistencia referil.

Tal como se esperaba, los  Diablos Rojos  y Gremio entregaron un duelo intenso y abierto.

Independiente, empujado por el apoyo multitudinario de su gente, impuso condiciones en los primeros minutos y generó acciones para ponerse en ventaja, primero con un derechazo de Domingo que salió muy cerca del palo, luego con un cabezazo de Maximiliano Meza que dio en el travesaño, y poco después con una mala definición de Martín Benítez frente al arco.

Tal como lo hizo en la definición de la Copa Libertadores frente a Lanús, Gremio estuvo al acecho en cada intento de salida de Independiente.

En la segunda parte, Independiente ofreció esfuerzo, pero ya no se mostró tan arrollador como en el comienzo, y con un hombre menos, tampoco quiso dejarle espacios a un adversario.

Recién en los últimos minutos Gremio volvió a aproximarse al área local, y tuvo una última oportunidad en los pies de Luan que ganó una pelota y obligó a una intervención milagrosa de Amorebieta.

Todo se definirá el próximo miércoles 21 de este mes en el Arena de Porto Alegre, Brasil. En esta final de la Recopa Sudamericana no correrá la regla del gol de visitante y nuevamente habrá VAR. Si en el tiempo global quedan empatados, habrá alargue, donde los técnicos podrán realizar un cuarto cambio. Si sigue el empate global finalizado el tiempo extra, la final se definirá por penales.