Ariel Arnaldo Ortega fue un destacado ex futbolista argentino, que nació un día como hoy hace 43 años en la ciudad de Ledesma. El Burrito, como se le apoda, fue un extraordinario puntero por ambas bandas y es considerado uno de los futbolistas más desequilibrantes en la historia del fútbol argentino, además de ser uno de los últimos ídolos de River Plate.

Su debut ocurrió el 14 de diciembre de 1991 frente Platense, donde su técnico Daniel Passarella lo ayudaría a hacer sus primeras armas en el conjunto millonario.

Rápidamente se hizo un espacio entre los titulares, gracias a su desequilibrio e inteligencia con el balón, lo que le valió ser parte fundamental del River que dominó el fútbol argentino en los años 90 y que después le valdría la convocatoria a la selección Argentina para el mundial de Estados Unidos en 1994 como suplente de Diego Armando Maradona.

En 1996, logra la conquista de América ganando la Copa Libertadores frente a América de Cali con el equipo de sus amores y formando uno de los mejores tridentes en la historia del club junto a Hernán Crespo y Enzo Francescoli.

Tras seis años, Ortega deja River Plate como uno de los mejores jugadores de América y siendo titular indiscutido en la Albiceleste, donde había heredado el número 10 de Maradona y fue la gran figura de Argentina en el Mundial de Francia 98 anotando dos goles y dando tres asistencias.

Llegó al Valencia de España por una cifra millonaria para la época pero por diferencias con el técnico del equipo, Claudio Rainieri, debido a su mal comportamiento fuera de la cancha, nunca pudo consagrarse como titular y fue transferido a la Sampdoria tras una temporada en el equipo español.

En Italia tuvo una gran temporada a nivel individual, anotando 8 goles. Sin embargo, el club tuvo un bajo rendimiento por lo cual el “Burrito” fue transferido al Parma donde se reencontraria con su compatriota Hernán Crespo y ganaría la Supercopa de Italia.

Tras tres años en Europa, Ortega decide retornar a River en el año 2000 y donde permanecería hasta el 2002 ganando un título en su segunda etapa con la banda sangre.

Luego fue transferido al Fenerbahçe turco, donde no finalizaria su contrato volviendo repentinamente a Argentina, lo cual tuvo como consecuencia una suspensión por parte de la FIFA.

El 2004 Newell’s Old Boys paga la indemnización al club turco y Ortega puede volver a jugar al fútbol tras meses de inactividad por su suspensión. En su primer año en el club de Rosario lograría un título y grandes actuaciones, y así después de dos años en el club es transferido a River Plate.

En su tercera etapa en el millonario se le asigna el brazalete de capitán y logra conquistar el Apertura 2008, donde fue dirigido por su ex compañero Diego Pablo Simeone y compartiría camarin con jugadores como Alexis Sánchez y Radamel Falcao.

A finales de temporada es enviado a préstamo a Independiente de Rivadavia, debido a que no cumplia con las exigencias de un deportista de alto rendimiento. A partir de ahi su carrera se fue en declive y estuvo en varios clubes del fútbol argentino sin éxito hasta retirarse en el 2012 jugando para Defensores de Belgrano en la tercera división.

Ortega terminó su carrera con diez títulos, 125 goles y 595 partidos. Además de haber disputado tres Copas del Mundo, donde anotó dos goles.

¡Feliz cumpleaños Burrito!