Por José Ángel.
Universidad Católica no pasa por un gran momento en el torneo chileno, nadie pudo imaginar que para jugadas 3 fechas del torneo sólo tendría 2 goles a favor (ambos de penal) y que para el duelo con Unión Española en la pasada jornada (cotejo disputado en San Carlos de Apoquindo) caerían por 3-2.
Pero antes de proseguir, repasemos los resultados de los universitarios en el Clausura:
05/02/2017: Venció 1-0 a San Luis en la precordillera.
12/02/2017: 2-1 en contra como visitante frente a Everton.
18/02/2017: Cae 3-0 en Playa Ancha con Santiago Wanderers.
26/02/2017: Derrota 3-2 como local frente a los hispanos.
Es un hecho que nuestro campeonato viene en declive. Desde el apertura 2014 que no tenemos un campeón con más de 40 puntos (en aquel entonces, Universidad de Chile consiguió 44 unidades en 17 partidos disputados).
Pero volvamos con los dirigidos por Mario Salas… Enzo Kalinsky, Diego Bounanotte y Ricardo Noir fueron reales aportes en el bicampeonato cruzado; pero si bien fueron figuras constantes, tal vez hay un nombre cuya ausencia se hace sentir mucho más hoy: Nicolás Castillo.
El cuadro precordillerano no está mostrando tan mal juego como algunos afirman (según la perspectiva de quién escribe esta nota), es sólo que desde mi modesto punto de vista, el cuadro adiestrado por Mario Salas perdió su corazón, y ello lo tenía el ariete que hoy hace de las suyas en México.
Demás está mencionar el cotejo frente a Everton en Viña del Mar, en el cuál si bien los cruzados mostraron unos primeros 45 minutos algo erráticos y con poca claridad de cara a la portería rival; una vez que “El Comandante” echó mano a la banca, cambió la cara del equipo, pero no lo suficiente para dar vuelta el marcador.
Si analizamos bien una situación particular, Santiago “El Tanque” Silva, sigue sin encontrar un nivel regular en el equipo, lo que hace crear una suerte de vacío entre la línea ofensiva del medio campo y el sector de ataque. Nicolás Castillo sigue penando en el elenco de la franja, ya que su carácter, ánimo, potencia y goles daban fuerza al equipo que fuera campeón de ambos torneos en 2016.
Insisto en el punto de que no tienen mal juego, es sólo que lamentablemente, el reemplazo para su figura más gravitante no ha podido conectarse con el equipo o simplemente no ha cumplido con lo esperado (debido a sus rendimientos en Boca Juniors y aún más destacable en Vélez Sarfield); pero esto no es el tema de un jugador en particular, que no se interprete así. Es sólo que un equipo sin corazón, es poco probable que pueda andar de buena forma. Colectivamente no se ve mal manejo del balón, tal vez si un poco errático a la hora de encarar la portería rival, ya que cuesta vislumbrar si el juego primará con desbordes y centros, balones bombeados al área desde los tres cuartos de cancha o pases rasantes en profundidad (esto último, algo que Buonanotte puede aportar sin muchas complicaciones).
Universidad Católica a ratos es irreconocible, en otros momentos es un atisbo de aquel cuadro que si bien no sumó más de 31 puntos por campeonato obtenido (29 en el primer semestre y 31 en el segundo), logró ser bicampeón por primera vez en su historia.
Personalmente, creo que es más influyente un factor de convicción colectiva que un tema netamente estratégico.
Y tú? Crees que se debe a algún otro factor?… Hay otro(s) responsable(s)?
Cabe recordar que ya la próxima semana debutan en Copa Libertadores frente a Atlético Paranaense, encuentro válido por el grupo 4 donde también se encuentran Flamengo y San Lorenzo… Con el actual rendimiento, es difícil vislumbrar una clasificación; pero según el resultado de este primer partido, todo podría cambiar en la actualidad cruzada (o al menos eso espero, como creo lo hace su hinchada de cara a su participación internacional).