Los dirigidos por Ángel Guillermo Hoyos no pudieron remontar el 2-0 resultado en el duelo de ida y, a pesar de haber tenido 85 minutos de buena presentación, cayeron 2-1 ante el actual campeón del torneo paulista en Brasil, Corinthians. Si bien es un fracaso, los azules no pueden bajar los brazos pues, en territorio nacional, aún se encuentran en la pelea por el título de la liga.

Por: Krystall Urzúa

El reloj marcaba las 21:46 hrs., el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk ajustaba el cronómetro ubicado estratégicamente en la muñeca de su brazo derecho, era cosa de segundos para que el charrúa diera el pitazo inicial al compromiso de vuelta entre Universidad de Chile y Corinthians de Brasil. Era una noche lluviosa en el máximo coliseo deportivo chileno, el Estadio Nacional, pero eso no detuvo a los miles de hinchas universitarios que asistieron al encuentro cargados de esperanza que, transmitían segundo a segundo a través de sus cánticos y gritos en apoyo al club. La tarea no era sencilla, debían remontar un decidor 2-0 en contra obtenido en Brasil.

Los equipos ya se encontraban ubicados tácticamente en el terreno de juego. Ángel Guillermo Hoyos jugó sus cartas apostando a lo más vistoso de su arsenal de jugadores, con el capitán en portería, Johnny Herrera (25) ; la dupla de centrales estrellas del equipo, Christian Vilches (2) y Gonzalo Jara (18) ; en la misma línea defensiva pero por su banda Jean Bosejour (15) y por la opuesta Matías Rodriguez (16) ; en el mediocampo Gonzalo Espinoza(5) para el corte junto a Lorenzo Reyes (21) y Lorenzetti (22) en la creación; la ofensiva estuvo conformada por Lucas Ontivero(20) , Leandro Benegas (7) y el centro delantero laico goleador del torneo, hasta el momento, Felipe Mora (9) . En la suplencia, a la espera de la oportunidad se encontraban Fernando de Paul (1), Alejandro Contreras (4), el “fantasista” David Pizarro (8), Sebastián Ubilla(11), Franz Schultz (14), Fabián Monzon (27) y el sub. 20 Yerko Leiva (30).

El conjunto Brasileño, por su parte, formó con su capitán, Cassio(12) en el arco, la defensa compuesta por Leo Príncipe (2), Fabián Balbuena (4), Guillherme Arana (13) y Pedro Henrique (15); en el mediocampo se ubicaron Gabriel (5), Maycon (8), Jadson (10) y un curioso Rodriguinho (26) que auspiciaba más en la salida, generación y habilitación que en labores de quite. Para la ofensiva estaban Angel Romero (11) y Jo(7) . La banca estaba compuesta por Moises (6), Clayton (9), Leo Santos (14), Kazim (18), Walter (27), Paulo Roberto (28) y Camacho (29) .

21:47 hrs. Y se daba inicio al partido. Corría el primer minuto de juego y se registró la primera infracción, el autor fue Pedro Henrique de Corinthians hacia Felipe Mora. Los siguientes nueve minutos fueron remates de ida y vuelta, poco precisos e infracciones de los brasileños. Entre los más relevantes se encuentran, a los 2’ dos remates de distancia con pierna diestra, Espinoza y Jara, avisaba Universidad de Chile. El minuto siguiente se evidenció una polémica mano por parte del casaquilla numero 4 de la visita, Balbuena; seguido a los 4’ de un remate fallido de Gonzalo Jara. A los 6’ se registró la primera llegada del elenco brasileño de Jadson con asistencia de Rodriguiño. Segundos antes se cometió una falta de Gabriel hacia Lorenzetti. Tres minutos después (9’) llegó la aproximación más agresiva de los azules, en los pies o, más bien en el pié derecho del “toro” Benegas, con asistencia de Rodriguez.

En los siguientes diez minutos se comenzaba a calentar el encuentro. A los 14’ Juan Beausejour defendiendo su banda le cometió falta al 11 de los “paulistas”, Romero. Un minuto después Felipe Mora, “moravilla”, reventó de cabeza al lateral derecho del arco defendido por Cassio. Aproximadamente 60 segundos transcurrieron de esa llegada, no bastaron más que 16’ para que, el volante de contención Gonzalo Espinoza quedase amarrado por el resto del partido, debido a una falta hacia Rodriguinho, causal de amonestación con cartulina amarilla para el jugador. Al minuto siguiente se registró otra falta, no causal de tarjeta, por banda contraria, del mismo jugador, esta vez hacia Guilherme Arana

Avanzados ya veinte minutos y los azules sentían cada vez más fuerte la presión de anotar. La desesperación se hacía notoria en el conjunto universitario, registrándose prácticamente una infracción por minuto, los siguientes 10 que transcurrieron. La primea fue a los 22’ de Benegas hacia balbuena en zona defensiva de Corinthians. El minuto siguiente fue el turno de Jó quien recibió falta por parte del otro volante de “La U”, Lorenzo Reyes. El 25 fue uno de los minutos más emocionantes, con dos llegadas, una de cada equipo; con una asistencia “moravillosa” (auspiciado por el 9 del local) , Ontivero remató de distancia con la izquierda, sin embargo, el balón sale desviado por el sector derecho de la portería. Mientras que Romero remató posteriormente con la diestra, también de fuera del área, con cortesía de Rodriguiño. Del 25’ al 27’ sólo llamaron la atención las faltas, primero de Balbuena contra Beausejour y, después la víctima se convirtió en el victimario, cuando este último comete falta en zona defensiva de la escuadra brasileña hacia Angel Romero.

En los siguientes 10’ la U, en su mejor momento, recibió un balde de agua fría que los comprometía a anotar, mínimo, cuatro goles. Luego de dos fuera de juego, primero Mora y después Rodriguez, a los 35’ y 36’ respectivamente. A los 37’ llegó la apertura de la cuenta en la izquierda de Rodriguinho, el balón se instaló en el sector derecho de la malla, decretando el 1-0 a favor de la visita.

Ya en tierra derecha del primer tiempo, la cosa se puso cuesta arriba para la U. A los 41’, Mora con cortesía de Benegas intentó desde el centro del área, sin peligro. Los siguientes minutos estuvieron marcados por faltas, fuera de juego y una sustitución. A los 42’ se registraron dos faltas, primero de Guilherme Arana y luego de Ontivero hacia el infractor. Segundos después, el partido se detuvo unos minutos debido a una lesión de Leo Príncipe, el cual debió ser sustituido a los 45’por Paulo Roberto.

Si bien la tarea se veía imposible, la U no decayó y salió al terreno de juego para disputar el segundo lapso con el objetivo claro, para lo que Hoyos consideró pertinente el ingreso de David Pizarro por Ontivero. Los primeros 10’ la U se mostró sólida, de hecho, a los 47’ un cabezazo “moravilloso” rosó el palo izquierdo, ligeramente desviado para la tranquilidad brasileña. Nada de peligro para ninguna escuadra hasta los 51’ en que Jara recibió cartulina amarilla a causa de una falta sobre Rodriguinho que, jugada peligrosa que dejó a este último en el piso y detuvo el partido un lapso breve.

Si la misión era difícil, los diez minutos que vinieron la tornaron prácticamente en imposible para los laicos. Corrían os 51’ y se evidenciaba un remate diestro de distancia por parte del recién ingresado, Pizarro, y de una asistencia de este mismo de táctica fija

para conectar con Reyes, cuyo lanzamiento resulta fuera del terreno de juego. Las cosas parecían resultarle a los universitarios cuando, un aplicado Jó asiste a Jadson, quien decreta el 2-0 en contra de la U, rematando con la diestra por bajo y apegado al lateral izquierdo de la portería protegida por Herrera. La pelota rompe la malla, sepultando las esperanzas del león.

Cuatro minutos después (60’), se registró una nueva tarjeta amarilla, esta vez para Romero. De ahí todo fue faltas, de Cássio, Benegas, Guilherme Arana y Vilches) hasta que, fuera de todo pronóstico, Mora remata de cabeza muy cerca de la portería, asistido por el chileno-haitiano, Beausejour, decretando el 2-1. Una luz de esperanza, sólo faltaban cinco, detalles..

La anotación fue un embión anímico para la U que, si bien seguía teniendo el objetivo muy lejos, no podía decepcionar al gran marco de público que festejó y gritó ese gol como si significase de un título. Pero no, era sólo un paso de los muchos que faltaban sólo para seguir en competencia. Sin embargo, esto no frenó las aspiraciones de los azules, y a los 68’ cayeron dos balones de peligro, primero Mora con asistencia de Espinoza, lamentablemente la acción era ilícita. El otro aviso de la U llegó segundos después en los pies del mismo volante, esta vez con asistencia de Rodriguez.

La presión se hacía cada vez más y más potente en el cuadro chileno, generando una desesperación que no los llevaría por buen camino. A los 73’ se registró una nueva tarjeta amarilla, esta vez para el lateral Jean Beausejour, por una falta en contra de Romero. Pero la angustia no sólo se avistaba en los jugadores, pues segundos más tarde, Hoyos realizó dos sustituciones; primero, extrema opciones en busca del gol ingresando a Ubilla al terreno de juego por Lorenzetti y luego, a Schulz por Espinoza. Más claro no podía estar, GOL a como de lugar. Lo cual no suena muy descabellado, restando 15 minutos de juego con la obligación de anotar 5 goles más como mínimo (para definición a penales) y 6 de estos para pasar directamente, no había nada que perder.

El partido avanzaba y la U con una tarea a cuestas, un objetivo cada segundo más lejano. De ahí en más, la U se volvió protagonista del encuentro, incurriendo en faltas, remates y fuera de juegos hasta el minuto 85. Corrían los 77’ y Mora con la diestra apunta hacia el arco, rozándolo pero desde afuera. Dos minutos más tarde (79’) el león insistía, esta vez con un remate fallido de Matías Rodriguez y, un minuto después, de Franz Schulz quien inyecta toda la potencia al balón con un derechazo que, lamentablemente para los azules, sale desviado. En el intertanto, llegando a los 80’ se efectuó en el elenco de Corinthians una sustitución, ingresó Clayton y salió Ángel Romero, de buena presentación.

Los últimos diez minutos la U se fue con todo, a tratar de, al menos, estrechar cifras sin imaginar que la desesperación y frustración haría de esta última etapa, un lapso para el olvido. Llegando a los 85’ ya se habían registrado tres remates a portería, todos por parte de los universitarios. El primero, con más ganas que fútbol, fue de Beausejour, un derechazo a ras de suelo; segundos después “el conejo” Ubilla conectó con Benegas a través de un pase en profundidad, pero la jugada queda invalidada tras la posición de adelanto de éste último. El último es propiciado por “el lolo” Reyes de larga distancia.

Esta llegada auspiciada por Reyes fue lo último que mostró el volante, pues a los 87’ el juez charrúa lo sancionó con tarjeta roja (expulsión) . Pero, si ya las cosas se veían oscuras, un negro profundo habitó el alma azul de los jugadores, cuerpo técnico y la hinchada, tras la posterior expulsión del central seleccionado nacional, Gonzalo Jara. Lo que terminó por tapar la sustitución producida en el intertanto en el cuadro brasileño, con el ingreso de Camacho por Gabriel.

Así culminó una noche obscura para la Universidad de Chile que no pudo dar vuelta el 2-0 en contra decretado en Brasil, y quedó eliminado de la Copa Sudamericana, dejando al descubierto nuevamente su debilidad al abrochar los partidos. Con esto, Palestino quedó como único representante chileno en el torneo, y la U apostará todas sus cartas en el duelo de este domingo ante O’higgins de Rancagua. Enfrentamiento que, de perderlo, abrirá ampliamente la puerta (y ventanas) a su archirrival, Colo Colo, para campeonar y obtener una nueva estrella.

Si bien el resultado fue negativo para los azules, no se trató en ningún momento de algo avasallador por parte del rival, sino de un equipo que entró muy aplicado los primeros 15 minutos de ambas etapas, pero que no tuvo la delicadeza, claridad ni certeza suficiente para cerrar las jugadas o concretar una llegada y convertirla en gol.

Hoy el elenco de Universidad de Chile se encuentra con prácticas normales en el Centro Deportivo Azul (CDA) de cara a la penúltima fecha del Campeonato Nacional, hasta el momento sin bajas más allá de las ya conocidas, como el caso de Zacaría, por una grave

lesión sufrida en el partido contra Deportes Temuco; e Iván Rozas, también por tema físico, pero sufrido en entrenamiento.

Compartir
Artículo anterior“Pelota de Trapo”: Fútbol y Teatro
Artículo siguienteEl Halcón del Skate
Sociólogo, convencido de que el deporte constituye un espacio de organización social y cultural digno de analizar, potenciar y construir diariamente. Osornino errante en Santiago. Director de los Medios Digitales Pasión de Hincha.