Exactamente a las 11.30 de este sábado 4 de marzo, el pito del referee Carlos Bustos sonó en la cancha 2 del estadio Municipal de la Cisterna. Los chicos de Palestino entraban con la ilusión de seguir mostrando el mismo buen juego exhibido en las dos primeras fechas (donde se consiguió un empate ante Unión Temuco además de una victoria ante Deportes Valdivia), mientras que el conjunto de Rangers (dirigido técnicamente por Hugo Quezada) venía a Santiago con la convicción de poder sacar un resultado favorable, considerando que en la fecha pasada habían conseguido un acomodado resultado de 3-0 a favor ante Ñublense.

El encuentro fue bastante parejo durante la primera fracción. El conjunto tricolor intentó hacerse protagonista de las acciones pero le costó bastante, esto considerando que los jugadores rojinegros ejercieron una presión bastante asfixiante que no dejaba a los hombres habilidosos del mediocampo como Bastián Aguirre o Nicolás Contreras generar juego y espacios para los compañeros que componían el tridente ofensivo, a pesar de esto en el minuto 20 el habilidoso jugador Bastián Benavides aprovechó una desinteligencia del fondo rangerino para arrancar por la banda y dar un preciso pase para Jesús Mella, quien erra ejecutando una definición demasiado desviada del pórtico defendido por Marcelo Vásquez. Luego de eso, el mismo Mella (delantero central de Palestino) volvería a tener una ocasión clarísima en el área pero que nuevamente sería desperdiciada. El conjunto árabe empezaba a fallar en finiquito, sin embargo, los aguerridos jugadores de Rangers no estaban muertos y luego de un pase entre líneas de Matías Faúndez, el delantero Bastián Martínez quedó solo para rematar y probar los reflejos del buen meta Tomás Meyer que adivinó rápidamente sus intenciones y la pelota le rebotó en las rodillas. El primer tiempo se cerraría con un Palestino superior en casi todos los aspectos del juego, pero sin poder traducir esta superioridad en goles.

En la segunda parte del partido, todo fue muy distinto ya que el equipo local saldría sin piedad a vapulear al visitante. Recién empezando en el minuto 48, el local logró salir con un rápido contragolpe, que derivó en el delantero Isidro Pastén, quien sin mayor apuro iba a definir a un costado del arquero. Este gol fue un golpe anímico para todos los jóvenes jugadores de la escuadra baisana, quienes dejaron la ansiedad y el nerviosismo del primer tiempo atrás e hicieron gol tras gol, además dominaron con creces en los porcentajes de posesión del balón, dejando a la escuadra rancagüina en segundo plano. Al minuto 55 Pastén vuelve a marcar, después en el minuto 60 anota Bastián Benavides, cuatro minutos después Aguirre cobra un tiro libre al área para que Benavides vuelva a anotar con un espectacular cabezazo. Ya en el minuto 80 el recién ingresado Felipe Chamorro se combina con sus compañeros a través de precisas paredes, queda libre en el área para luego vencer con un potente remate a Vásquez. Pero aún quedaría el postre de este exquisito festín: el otro jugador recién ingresado Martín Herrera anotó en el minuto 84, para dejar la guinda de la torta al talentoso mediocampista Sebastián Rocha que cerró la goleada en el minuto 90.

Luego del partido, el técnico de Palestino Gerardo Febreo declaró: “En el primer tiempo nos costó con el finiquito, fuimos poco precisos, pero en el segundo, pudimos adaptarnos al rival y encontrar los espacios, nuestros jugadores pudieron destacar además de demostrar sus capacidades. Nosotros tenemos grandes objetivos, pero nuestra prioridad acá es formar futbolistas más que salir campeones”