Uno de los más mortíferos delanteros que ha tenido la selección de Portugal, hoy cumple 44 años de edad. Todo comienza antes de sus inicios, en un archipiélago portugués en medio del Atlántico, una de sus capitales, Las Azores, fue la cuna de: Pedro Miguel Carreiro Resendes, más conocido por el nombre de, Pauleta. Sus atributos ofensivos rápidamente lo sacaron del anonimato, siendo estos conocidos en su país natal, España, Francia y el resto del mundo, tras la participación en dos Copas Mundiales y dos Eurocopas.

1990, etapa de formación del delantero central, participando en equipos como: Santa Clara, Opérario, Angrense. Entra netamente al profesionalismo en la época de 1995, en el Club União Micaelense, jugando 23 partidos, anotando 17 goles. Rápidamente la atención se posó sobre él, siendo fichado para el plantel del Grupo Deportivo Estoril Praia, su participación en la capital portuguesa, dejó un registro de 19 tantos, en 30 encuentros, siendo pieza clave para mantener la categoría para el equipo; en consecuencia, varios clubes requerían de su famosa capacidad anotadora. Emigrando a España, fichaje realizado por Unión Deportiva Salamanca, un talentoso joven comenzaría una consolidada carrera como futbolista. En un breve periodo por los Chorros, ayudó al equipo ascendiendo a primera división, se convirtió en el “pichichi” de la temporada, convirtiendo a Pauleta en héroe para la fanaticada de los Salmantinos, anotando 34 goles en 71 partidos.

En 1998 numerosas ofertas le son llegadas el futbolista, entre ellas, se encontraba, volver a Portugal y jugar por el FC Porto. Decidiendo seguir jugando en la liga española, esta vez jugando por el Deportivo de la Coruña. Dentro del periodo 1998-2000, pavimento buenas reseñas con sus solidas actuaciones, obteniendo la Liga Española, anotando 18 goles, que le dieron la oportunidad de mostrar su juego en la Eurocopa de Bélgica y Países Bajos. La llegada al fútbol francés, al Football Club des Girondins de Bordeaux, durante las temporadas 2000-2003, arrancó con un hat-trick en su debut. Con el conjunto de Burdeos jugó 98 partidos, anotando 65 tantos, ganando el 2002 la Liga de Francia. Por este equipo siempre quedo entre los mejores goleadores, adjudicándose en la temporada 2002-2003, el trofeo a máximo goleador de la liga con 24 goles. El último equipo el cual defendió como profesional, fue el  París Saint-Germain Football Club, escuadra con la cual participó en la Champions League, ganó dos Copas de Francia 2004-2006 y una Liga el 2008. Por el PSG también celebró el trofeo a goleador de la temporada, siendo registrados 176 partidos, con 109 goles.

El Ciclón de Las Azores fue el “nueve” selecto para contribuir a la selección de Portugal. En la Eurocopa del 2000, sede en Bélgica-Países Bajos, quedaron cuartos, tras perder por 2-1 ante Francia (quien sería el campeón de dicho certamen), y finalizaron segundos en la Eurocopa del 2004, siendo los anfitriones del campeonato, fueron vencidos por la cuenta mínima en la final contra Grecia. Pauleta también estuvo presente en la Copa Mundial de Corea Japón 2002, siendo eliminados en primera ronda. Un peculiar arbitraje contra la selección de Corea del Sur, finalizó el encuentro con un gol a favor de los anfitriones. Además se contó con su presencia para el Mundial de Alemania 2006, obteniendo el cuarto puesto, luego de perder por el único tanto convertido por la escuadra francesa, en los cuartos de final.

Pauleta se retira del fútbol profesional para el 2008, dejando una marca de 456 partidos disputados, en los diferentes clubes, 262 goles convertidos, siempre quedando en los registros de goleadores. A saber: máximo goleador por la segunda división española, tres veces por la Ligue 1, máximo goleador histórico por la Copa de Francia, es el segundo goleador de la selección de Portugal, el tercero en la historia del París Saint-Germain. Tras su retiro del balón pie, siguió involucrado con este deporte, ya de manera externa y administrativamente. El jugador con un tiro en primera instancia, que hacía del pensar y ejecución solo un movimiento, disparos curvos siempre con dirección a los costados más difíciles para los porteros, el jugador que cada anotación la celebraba con los brazos entendidos, dando origen al apodo. Hoy recordamos cada travesía del Águila de Las Azores.

Compartir
Artículo anteriorEl sucesor de “Chaleco” está de cumpleaños
Artículo siguienteProgramación fecha 29

Sociólogo, convencido de que el deporte constituye un espacio de organización social y cultural digno de analizar, potenciar y construir diariamente.

Osornino errante en Santiago.

Director de los Medios Digitales Pasión de Hincha.