Hablar de Everton hoy, es hablar de una apuesta monetaria que por el momento de la mano de Pablo “Vitamina” Sánchez da para que la hinchada ruletera se ilusione. Por tanto no es extraño pensar que los viñamarinos puedan hacer un buen papel en su debut absoluto en Copa Sudamericana. Este miércoles Everton iniciará su participación en el certamen continental enfrentando al también debutante Patriotas de Colombia. A continuación repasamos las anteriores participaciones internacionales de los oro y cielo, adelantando lo que puede suceder en la presente competición.

El cuadro de la quinta región del país suma en su historial dos participaciones internacionales en Copa Libertadores, la primera el año 1977 tras la consecución del campeonato nacional de 1976, historia que se repite en 2009, donde participan tras la obtención del torneo de Apertura 2008.

En su primera incursión internacional, Everton contaba con un plantel rico en nombres trascendentes, donde destacaban Leopoldo Vallejos, Jorge Spedaletti, Mario Galindo, Mario Salinas, Sergio Ahumada y José Luis Ceballos. El equipo era adiestrado por Pedro Morales. En esta edición de la Copa, Everton compartió el grupo 4 con Universidad de Chile, Libertad y Olimpia, ambos de Paraguay. Los ruleteros quedarían eliminados de competencia al no poder sortear la fase grupal, quedando en el tercer puesto con 5 unidades gracias a los resultados obtenidos (2-0 UCH; 1-3 LIB; 1-0 OLIMPIA; UCH 1-0; OLIMPIA 2-2; LIB 2-1).

El año 2009 la historia fue algo similar, pues Everton nuevamente se nutría de grandes jugadores en su plantilla, liderados por un conocedor del medio como lo era el entrenador Nelson Acosta. Arqueros de la talla de Gustavo Dalsasso y Nicolás Peric; Adrián Rojas, Fernando Saavedra, Cristián Uribe, Nicolás Freitas, Jaime Riveros, Ezequiel Miralles, Roberto Gutiérrez, Mathías Vidangossy y José Luis Muñoz eran algunos de los nombres que engrosaban el plantel ruletero. En esta oportunidad, tuvo que afrontar el grupo 6, junto a Chivas de Guadalajara, Lanús y Caracas. Los viñamarinos terminarían terceros en el grupo con 7 puntos, quedándose nuevamente con la ilusión de instalarse en la siguiente fase, pero a pesar de no lograr el cometido, la sensación que dejó el equipo del ex mundialista Acosta fue más que positiva. Para empezar, se transformó en el primer equipo chileno en vencer a uno argentino en competencias oficiales, cuando venció por 1-2 a Lanús en Argentina, y sólo quedó a un punto de la clasificación. Además de la victoria sobre Lanús, el equipo chileno venció 1-0 a Caracas, rival con quienes cederían un partido por 1-0 en Venezuela; empate 1-1 con Lanús de local; mientras que ante Chivas caería 6-2 como visitante y empataría 1-1 como local.

Este año la historia repite algunos tintes, Everton si bien no tiene estrellas rimbombantes en su plantilla, si se nutre de grandes jugadores y un excelente cuerpo técnico. Pasa por un gran momento a nivel nacional y es una de las buenas cartas futbolísticas presentes en la actualidad del fútbol chileno, por lo cual el escenario que le plantea la Copa Sudamericana se prevé favorable. La inexperiencia de su rival en el contexto de la Copa, es algo que los de “Vitamina” pueden utilizar a su favor para iniciar con el pie derecho la búsqueda del título sudamericano.