Por: Ignacio Araya.

Indudablemente es la pregunta que está en boca de todos, incluso de fanáticos de otros equipos y es que el hecho de que el equipo de la pre cordillera sume solo 3 puntos de 15 disputados, ha generado muchas interrogantes en torno al mal desempeño que mostrado el actual representante del Chile 1 en Copa Libertadores de América en su edición 2017.

Por los alrededores se puede percibir a simple vista la decepción del hincha cruzado que si bien no está acostumbrado a ganar campeonatos continuamente, si tiene el buen hábito de ver a su club peleando los títulos en el ámbito nacional caso que se ha dado por lo menos desde el 2010 (Exceptuando la campaña de Julio Cesar Falcioni que fue una temporada totalmente nefasta) año en el cuál se consiguió el campeonato del bicentenario de la mano de Juan Antonio Pizzi. Desde que sigo a la UC y tengo conciencia nunca vi mi equipo favorito a punto de ser colista y solo superando a un equipo que tiene 1 empate y 4 derrotas como lo es el Club Palestino.

No cabe duda que es uno de los momentos más decepcionantes, me atrevo decir que de la última década los seguidores de “La Franja” nunca habían visto a su equipo tan hundido en la tabla de posiciones y es cuando nuevamente surge la misma incógnita: ¿Qué la pasa a Universidad Católica?. Resulta inexplicable que luego de ganar 2 campeonatos seguidos y haciendo historia, se esté peleando por salir de lo más hondo de la tabla. Un Diego Buonanotte que pateaba de distancia, que luchaba por cada balón, que asistía con magia y regateaba con clase, ahora no es ni un 10% de ese gran momento, Enzo Kalinski que para muchos fue el mejor fichaje de la pasada temporada (Incluso por encima de Buonanotte) dejó de ser el perfecto acompañante para Cesar Fuentes en nuestro vital medio campo, Magnasco perdió la titularidad después de una temporada en la que incluso marcó un gol y asistió en reiteradas ocasiones, y como guinda de la torta: Santiago Silva. El hombre que creíamos que sería el reemplazante idóneo para Nicolás Castillo, resultó ser la peor decisión de Mario Salas a la hora de fichar jugadores.

Resulta demasiado complejo encontrarle una respuesta concreta a este pésimo momento, a veces pienso, ¿Realmente Mario Salas creyó que manteniendo la misma plantilla (En un 95%) sería capaz de repetir los logros que consiguió hace una temporada?. Resalta a la vista que es un error fatal tener un cuadro que en el ámbito de jugadores ya no ofrece sorpresa alguna. Hubiese sido más conveniente aprovechar los 2 cupos de fichajes extra que ofrecen las reglas de este torneo, si se analiza cuidadosamente, este Martes en el partido contra Atlético Paranaense que se disputará en tierras Brasileñas, el equipo no tiene ningún método para poner una plantilla mejor de la que ha estado jugando estas últimas 4 derrotas en suelos nacionales. Para la mayoría de los simpatizantes cruzados, si hiciéramos una pregunta para hacer estadísticas, la respuesta al equipo que debería jugar en la competición continental sería la misma, se repetiría que querrían a Buonanotte titular, Toselli, Maripán, Lanaro, Magnasco, Álvarez, Fuentes, Noír y podríamos seguir contando…

Incluso en el torneo nacional de fútbol, muchos equipos ya le tomaron todos los puntos débiles al invencible equipo que solía ser la escuadra de san carlos, eso se ve reflejado en que “El Enano” constantemente sufre de marcas, Santiago Silva al ser de CASI las mismas condiciones de Castillo ya todos saben lo que tienen que hacer para tapar sus cualidades; y por sobre todo entienden que el mediocampo nuestro puede ser fácilmente presionado para evitar todas las salidas limpias que pudiese elaborar el equipo “Blanquiazul”.

Para ser honesto, si queremos salir todos de esta mala racha, tendría que haber una mente brillante. Una cabeza inteligente que le pudiera devolver un 50% del gran rendimiento que puede tener nuestro cerebro del mediocampo Buonanotte, un líder severo que le devuelva la intrepidez y la agresividad al “Tanque Silva” , una cabeza empática para poder llegar a todos quienes conforman la línea defensiva y exprimir el potencial que todos sabemos que pueden demostrar, una voz con intensidad que le abra los ojos a Kalinski y Fuentes para que vean de una vez por todas que sus rendimientos están muy por debajo de lo que los hinchas esperaban.

Si destaco estos nombres frecuentemente es porque esos hombres son la columna vertebral de esta alineación y está más que demostrado que sin ellos vamos a seguir peleando los puestos bajos de la liga, vamos a seguir llegando nerviosos a los clásicos, vamos a seguir oliendo la inseguridad entre los hinchas, vamos a seguir perdiendo partidos y por sobre todo vamos a seguir siendo el “Bicampeón del fútbol chileno” y no Universidad Católica: EL CLUB GRANDE QUE SOMOS.