En su cumpleaños número 45, vale la pena repasar los números y la extensa carrera de este crack brasileño.

Vítor Borba Ferreira Gomes, más conocido en el mundo futbolístico como Rivaldo, nació el 19 de abril de 1972 en el estado de Pernambuco, Brasil. En su palmarés destaca que fue campeón del mundo con su selección en el Mundial de Corea-Japón 2002, además de ser escogido como el mejor jugador del mundo el año 1999, época en la que brillaba en el Barcelona.

Pocos saben que Rivaldo dejó la actividad hace apenas dos años, por lo que la cantidad de clubes que defendió fueron bastantes: Paulista (Brasil), Santa Cruz (Brasil), Mogi Mirim (Brasil), Corinthians (Brasil), Palmeiras (Brasil), Deportivo La Coruña (España), Barcelona (España), Milán (Italia), Cruzeiro (Brasil), Olympiacos (Grecia), AEK Atenas (Grecia), FK Bunyodkor (Uzbekistán), São Paulo (Brasil), Kabuscorp (Angola) y São Caetano (Brasil).

Sus años dorados los vivió en la tienda catalana, pese a que su única Champions League la ganó con el Milán (en la final no tuvo minutos). Con los de Camp Nou ganó dos ligas españolas, una Copa del Rey y una Supercopa Europea. En sus cinco temporadas en el conjunto Blaugrana disputó 235 partidos y convirtió 130 tantos.

El registro que posee en la selección brasileña es espectacular, campeón del mundo en el 2002 y subcampeón en 1998, campeón de la Copa América 1999 y de la Copa Confederaciones 1997, además de sumar una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atalanta 1996. Con la “Canarinha” siempre llegó a instancias claves en todos los torneos que jugó, en la que disputó 86 compromisos y realizó 38 goles.

Rivaldo y Ronaldo en la obtención del Mundial Corea-Japón 2002.

En marzo del 2015 Rivaldo anunció su retiro, pero volvería unos meses más tarde, para finalmente colgar los botines el 16 de agosto de ese mismo año, vistiendo los colores del Mogi Mirim de su país.

Cuando se habla de los mejores delanteros de Brasil en los últimos tiempos, siempre se menciona a Ronaldo por sobre Rivaldo, pero el fútbol a veces es injusto y las comparaciones son odiosas. Ambos son cracks que brillaron con luces propias, aunque Vítor Borba Ferreira Gomes haya tenido la mala suerte de jugar en la misma época que “El Fenómeno”.