Es un poco drástico decirlo puesto que, en 1920 se realizó la 1era olimpiada “mundial” donde solo participaron selecciones del viejo continente exceptuando el país africano de Egipto.

En esta edición, la selección de Bélgica se coronó campeón de fútbol al vencer por  2 goles a 0 al seleccionado del en ese entonces poderoso Checoslovaquia. Ahora la pregunta es:¿Por qué no se considera Bélgica como el 1er campeón mundial de fútbol?. y la respuesta es la siguiente: Porque aquella competición eran “Juegos Olímpicos” y como si fuera poco, no organizado por la Fifa, por lo que Bélgica no es considerado mundialmente como la 1era selección en ser campeón mundial de fútbol.

4 años más tarde (1924), la selección de Uruguay se corona campeón de los juegos olímpicos que en esta oportunidad, si fue organizado por la FIFA donde se postuló concretamente que el campeón de esta competición sería el primer monarca a nivel mundial de fútbol profesional.

Dicho y hecho, los charrúas fueron la 1era escuadra en dominar el fútbol mundial y desde aquél año, el fútbol Uruguayo sería uno de los más respetados a nivel mundial no tan solo por ser los 1eros soberanos del fútbol, si no que también, por sus altos niveles de entrenamiento donde el desempeño físico y colectivo era altamente notorio en los partidos. Estos aspectos posteriormente, serían “Copiados” por todas las selecciones y el fútbol de cada país tendría un revolucionario cambio que aumentaría aún más, el profesionalismo y la fama de este hermoso deporte que hasta el día de hoy, sigue siendo pasión de multitudes.

Como dato adicional, el chileno David Arellano, antes de fundar el club Colo-colo, se inspiró altamente en los entrenamientos y estrategias del fútbol Uruguayo, adquiriendo modos bastante avanzados del fútbol, tácticas, metodologías, preparación de jugadores y tantos otros aspectos que hicieron que David Arellano fundase el club Colo-colo (que ya tiene más de 90 años de vigencia) luego de haber abandonado en 1919 el club Magallanes donde sería figura destacada del cuadro  albiceleste.