El estadio Hernando Siles de La Paz fue el escenario de la victoria por 2-0 de Bolivia ante Argentina, poniendo a los trasandinos en dudas para mantenerse en la zona de clasificación.

Una albiceleste que ya estaba golpeada con la suspensión de Lionel Messi (reemplazado por Ángel Correa) sufrió desde el primer momento los ataques de los bolivianos, mientras que los locales aprovecharon la altura y los espacios que dejaban la desordenada defensa argentina. Los disparos eran constantes a favor de los altiplánicos, llegando el premio al minuto 31 con gran cabezazo de Juan Carlos Arce tras centro desde la derecha por parte de Pablo Escobar, testazo que pasó por arriba del portero Sergio Romero.

El partido entraría en otro punto en contra para el equipo de Edgardo Bauza con una lesión en la pierna izquierda del defensa Ramiro Funes Mori, siendo reemplazado al 36’ por Matías Caruzzo, jugador que no participaba con su combinado nacional desde 2010. Con ese resultado y con una modificación forzada terminó el primer tiempo.

En el complemento Bolivia fue en busca del segundo tanto, manejando de gran manera la altura, jugadas que traería beneficios al 52’ con un desborde por la izquierda del lateral Enrique Flores, ganando en velocidad a Mateo Musacchio y habilitando a Marcelo Moreno Martins para que éste la controle de pecho y fusile de derecha a Romero.

En medio de la desesperación, los argentinos buscaron como sea el descuento, surgiendo la figura del arquero Carlos Lampe, evitando en varias ocasiones la caída de su puerta. Ya en los últimos instantes el partido bajó en intensidad, teniendo Bolivia gran parte del balón, consumándose la victoria final para el local.

Con este resultado, los bolivianos suman 10 unidades y salen del último lugar quedando noveno; mientras que Argentina se estanca en el cuarto lugar con 22 puntos y, dependiendo de otros resultados, podría quedar fuera de puestos de clasificación culminada la fecha.