Ignacio Casale Catraccia, el hombre que ha sido relevante en las competencias del deporte motor, en especial el Rally Dakar, festeja sus 3 décadas en la cuál, repasamos su trayectoria ligada netamente al mundo tuerca.

Su padre, Francisco Casale, participaba en los Motocross y en los Jeep Fun Race. Tanto así que en el segundo año del Dakar en suelo chileno (2010), participó junto a su primogénito en la categoría camiones, arribando en el lugar 26 dónde era copiloto. Al año siguiente se quiso aventurar en las motos, cerrando en la casilla 40 de la edición.

Su camino al éxito empezaría desde el año 2012. Con 24 años, ahora corrió en la categoría “Quads”, teniendo como rivales a los hermanos Patronelli; aún así, terminó 4 en dicho año siendo en ese momento, una ubicación histórica para un chileno tanto en Quads como en el Dakar. En 2013, conseguiría subir al podio igualando a Carlo de Gavardo y a Chaleco López; obteniendo un increíble segundo lugar.

Ya en el 2014 sería su año. Nacho juró ganar la competencia cueste lo que cueste; fue vencedor de 7 etapas, cosa que al final lo adjudicó campeón por primera vez del Rally más extremo del mundo, y especialmente para un chileno que jamás había pasado.

Pero el Perro Casale, tuvo un 2015 magro, debido a que tuvo que abandonar por problemas mecánicos a pesar de ganar 3 etapas; cosa similar el año pasado, dónde su participación se vio mermada por un accidente en la sexta etapa.

Tras tener unos años no muy buenos después de ganar el Dakar, en la edición que se corrió en Enero por Argentina-Bolivia y Paraguay, concluyó en el segundo lugar detrás del polaco Rafael Sonik, mejorando considerablemente su nivel y no exento de dificultades por el tramo, Casale hizo una gran performance por nuevas tierras sudamericanas.

Actualmente, está en preparación para próximas competencias que tiene en carpeta. Lo que sí, es que Nacho se ha ganado un puesto con mucho esfuerzo en el mundo del Rally y también en Chile.

3 décadas para un hombre que quiere acrecentar su legado en el mundo motor.