Al escuchar Siria y siendo honestos, lo primero que viene a nuestra mente es “ISIS”, “Estado Islámico”, “muertes”, “guerra” y/o “violencia”; pero esto no es una nota sobre política internacional, si no, de fe y poder creer un poco en que el dolor que sufre la gente en aquellas latitudes puede reducirse o inclusive ver tintes de finalizar gracias a lo que su selección está realizando en las clasificatorias asiáticas rumbo a Rusia 2018.

Antes de proseguir, quiero plantear una interrogante: ¿Por qué esta selección no podría ser lo que Palestino (Chile) ha sido en este último tiempo para Palestina?.

El grupo A de la tercera ronda de las clasificatorias de la AFC (Confederación Asiática de Fútbol) está al rojo vivo, teniendo a Siria con reales posibilidades de poder participar por primera vez en su historia en un mundial de fútbol. Pero el camino no está del todo zanjado, aún restan 5 fechas para que termine este camino que comenzó para los sirios el 11 de junio de 2015 cuando derrotaron 6-0 como visitantes a la selección de Afganistán.

El camino ha sido largo, pero empecemos por decir que obtuvieron el puesto número 2 de la segunda etapa clasificatoria con 18 unidades en el grupo E (el puntero fue Japón con 22). Tras esto, avanzaron de fase y actualmente marchan cuartos con 8 unidades en el grupo A, el que está compuesto también por Irán (14 pts.), Corea del Sur (10 unids.), Uzbekistán (9 pts.), China (5 unids.) y Catar (4 pts.).

El último cotejo que disputó Siria fue frente a Uzbekistán, a quienes vencieron por la mínima en calidad de local. Luego de que Khribin materializara un lanzamiento penal a los 91’ con un picotón que les brindó la alegría que hoy hace soñar a este país con su primer periplo en la máxima cita del fútbol mundial.

Para la próxima fecha (28 de marzo) “Las Águilas de Qasioun” deben visitar a Corea del Sur, quiénes son en este momento rivales directos. En caso de vencer en Seúl a “Los Tigres de Asia” y que Uzbekistán gane su partido, quedan inmediatamente en zona clasificación a la cuarta ronda dónde deberán jugar un partido de ida y vuelta con el mejor tercero del grupo B (lugar hasta ahora ocupado por Australia); pero en caso de que “Los Lobos Blancos” enreden puntos o no sumen frente a Catar, permitiría que la selección de Siria quede en lugares de clasificación directa a la próxima cita mundialista.

Próxima fecha clasificatoria del grupo A de la AFC (28 de marzo):

Corea del Sur – Siria / Seoul World Cup Stadium, Seúl; 08:00 AM de Chile

Irán – China / Azadi Stadium, Teherán; 09:00 AM de Chile

Uzbekistán – Catar / Bunyodkor Stadium, Tashkent; 10:00 AM de Chile

 

En caso de que los sirios salgan victoriosos sólo le restarán 3 cotejos en las clasificatorias: China (en Siria – los vencieron como visitantes en la fecha 3 por 1-0), Catar (en Siria – cayeron por la cuenta mínima en la jornada 4) e Irán (como visita – Irán es el actual líder del grupo y hay que considerar que en la fecha 5 empataron sin goles).

El dios del fútbol tal vez está dando una luz de esperanza en un país que durante años ha sido azotado por la guerra, que ha visto cómo millones y millones de personas han tenido que abandonar sus hogares, también ha sido testigo de que esas mismas u otras personas han perdido todo, ya sea en lo humano y/o material… La clasificación de Siria al mundial puede ser o no un aliciente, eso el tiempo lo dirá; pero quiero ser mucho más optimista y pensar que puede ser el primer paso para que aquel país empiece a llorar de alegría luego de tanta desgracia que ha tenido que ver durante (según yo) demasiado tiempo.

Como dijo Juan Pablo II: “La violencia y las armas no pueden resolver nunca los problemas de los hombres”; pero tal vez las 23 almas de esos guerreros que por un par de horas permiten que los ojos dejen de ver sangre, hagan que aquel territorio diga basta por un momento y reconsidere la actual situación que sólo ha traído pena y amargura en aquel país de medio oriente.

A considerar: Frente a los Surcoreanos, Mosab Balhous (guardameta – 33 años) podría cumplir su partido número 100 con la camiseta de Siria (récord absoluto de un jugador por aquella selección).