En la actualidad la rutina diaria de los chilenos está influenciada por las tecnologías, por ende por los medios de comunicación, en especial por la televisión. Esta última, es parte importante de la cultura de la sociedad, ya  sea por su función de difundir tendencias, ideas, moda, entre otras cosas que influyen en las personas, como sucede con el deporte, sobre todo con el fútbol, debido al gran interés de los espectadores por esta actividad.

Por Rocío Fonseca Llach.

A Chile la televisión llegó un poco más tarde que en el resto del mundo. A pesar de haber sido inventada en 1925, su arribo a tierras nacionales se concretó en la década de 1940. Al comienzo su desarrollo fue lento. En su descubrimiento y progreso  el espacio deportivo tuvo un papel relevante, ya que atraía a la mayor cantidad de espectadores, sin discriminar edad, ni  sexo, como sucedía con otros aspectos.

Este medio, influye de manera directa en diversos ámbitos de la sociedad, como  la política, la literatura, la tecnología, la entretención e incluso el deporte, pues promueve diversas actividades e informa de los acontecimientos más relevantes ligados a este tema, ya sea a nivel nacional como internacional: partidos, carreras y un lárgo etcétera de competencias y eventos  relacionados a  deportistas, la mayoría de las veces reconocidos.

La TV  ayuda a difundir diversos deportes, algunos muy conocidos por la audiencia, como es el fútbol, básquetbol, voleibol, entre otros que captan más atención del público. Por otra parte, existen deportes que por su poca transmisión, en especial en la televisión,  los espectadores los conocen de manera mínima o simplemente no cuentan con su existencia, como ocurre con el tiro al arco, el remo, el rugby, la esgrima, entre muchos más.

En los medios de comunicación, el “Deporte Rey” es el que lidera y se lleva todos los “créditos” en cuanto al público.  A los “mass media” les conviene explotar esta pasión ya que les  trae beneficios en diversos ámbitos, como sucede en lo económico, con la publicidad.

Esta última, tiene un gran impacto en los deportistas y en los clubes, ya que diversas marcas o entidades se interesan por auspiciar o apoyarlos económicamente, lo cual depende de su rendimiento en las  disciplinas correspondientes. En este sentido, las transmisiones televisivas son útiles, debido a su rol  de conexión, por el cual los deportistas se dan a conocer, logrando así, llegar al interés de la publicidad.

Por otra parte, la televisión entrega fama a los deportistas por sus logros o capacidades, lo que para muchos atrae grandes beneficios, ya que les ayuda de manera económica con publicidad, aportes de dinero de diversas personas que las ven a través de la pantalla, entre otros. Como sucedió el año 2009 con Tomás González, quien pese a su baja y mala implementación en equipos de entrenamientos, logró triunfar y ser conocido. En donde la TV influenció, debido a que su nombre logró ser difundido, hasta el empresario millonario Leonardo Farkas, quien le aportó 80 millones de pesos para un centro de entrenamiento.

La TV, también  ha tenido efectos secundarios en la sociedad, como su influencia en el aumento del sedentarismo, sobre todo a nivel infantil, ya que en la actualidad muchas personas, en especial los niños  prefieren ver deporte por  televisión que motivarse y  practicarlo.

En fin, en Chile falta más repercusión social y formación de los medios de comunicación, en espacial de la TV, ya que como  transmisora de contenidos  no está claro si influye  a través de la masificación del deporte en la generación de una “cultura deportiva” o simplemente como un medio de entretención mercantil.