No ha sido una temporada sencilla para el Borussia Dortmund. Tuvo un comienzo bastante irregular en la Bundesliga que lo hizo estar lejos de las posiciones de vanguardia; pero llegó el receso de fin de año y el equipo empezó a reaccionar de a poco tanto en resultados como en su juego, como se evidenció el fin de semana pasado al vencer con autoridad en marcador tenístico al Bayer 04 Leverkusen en condición de local (6-2).

Ubicado en el tercer lugar de la tabla a 6 puntos del escolta Leipzig y con el goleador del campeonato (Aubameyang con 21 goles), afronta el choque de vuelta de los octavos de final de la Champions League frente a las águilas del Benfica, quiénes ganaron en Da Luz por la cuenta mínima gracias a Kostas Mitroglou.

Este miércoles en el Signal Iduna Park, el elenco de Thomas Tuchel deberá dar vuelta la llave que quedó más abierta a diferencia de los otros duelos de octavos. Pero saben que no la tienen fácil: los portugueses ganaron por la mínima en el ámbito local frente a Feirense y vienen punteros con un punto de ventaja sobre Porto en 24 fechas transcurridas y con hombres qué pueden desnivelar el partido como Jiménez, Pizzi, Barbosa.

Un encuentro bien apretado será el que se dará en Alemania, buscando ya a los qué siguen soñando en la ruta a Cardiff.