Un 10 de abril en Sao Paulo, llegó al mundo uno de los más virtuosos laterales en el mundo del fútbol; Roberto Carlos da Silva.

Formado en Sao Joao, el calvo jugador pasaría al Atlético Mineiro durante una gira en Europa, pero estuvo sólo 1 año en la tienda del “Galo”; para luego formar parte del Palmeiras por 3 temporadas hasta dar el gran salto a Europa.

El bicampeón de América, tuvo un paso fugaz por el Inter de Milán (1995); para recalar en un gigante del viejo continente: Real Madrid; club dónde ganó prácticamente todo y militando 11 años en el cuadro merengue. Entre esos trofeos está la Champions League en 3 ocasiones, Supercopa, Intercontinental, Ligas Españolas, Copa del Rey y más.

Entre esa época, con la selección brasileña en 1997, fue protagonista de un gol que hasta hoy no se haya una explicación de cómo entró ese balón.

El “6” del scratch y un remate que deja parado a Barthez; y que la ciencia intentó a base de teorías, cómo cambió la trayectoria de la pelota.

Así cómo con el Madrid ganó varios títulos, con la canarinha no sería tan diferente; conquistó 2 copas América, una Copa del Mundo y una Confederaciones; todo esto en no más de 6 años. Su último año vistiendo la camiseta brasileña fue en Alemania 2006 tras la eliminación en cuartos de final a manos de Francia.

Luego de su salida de la escuadra Madridista, tendría un pequeño bajón en su carrera. El Fenerbahce sería su nueva institución en 2007 hasta el 2009, dónde siguió mostrando su talento a sus 35 años. Su periplo en Europa había cumplido un ciclo, por lo que decidió volver a Brasil; específicamente a Corinthians.

Roberto Carlos tuvo el privilegio de toparse nuevamente con Ronaldo en el “Timao”, club en dónde el “Fenómeno” puso fin a su carrera.

Su estadía en sus tierras fue corta. Decidió volver a Europa, esta vez al Anzhi ruso por 12 meses en el cuál convirtió 5 goles. Estuvo 3 años fuera de las canchas por temas personales hasta su retorno en 2015 al Dehli Dynamos de la India, club que actualmente dirige desde ese mismo año.

Una carrera más que exitosa para uno de los laterales izquierdos más veloces de los años 90′ e inicios del 2000, también ícono del mítico juego de Play Station 1: Winning Eleven 2002.

Roberto Carlos como protagonista en este inolvidable juego.

Al parecer, el zurdo potente encontró a su heredero: Marcelo. Tal como lo dijo él hace unos meses atrás. Cabe recordar que Roberto Carlos es embajador del Real Madrid y el extranjero con más presencias en el club (526); mientras que el “12” del conjunto blanco llegó a los 396 compromisos con la camiseta del cuadro español a los 28 años y cerca de llegar a las 11 temporadas, lo mismo que el calvo lateral.

Hoy, el mundo lo celebra; a un tipo pequeño de estatura, pero veloz por su banda izquierda y difícil de controlar.

Aunque siempre está la nostalgia de recordarlo por sus golazos de tiro libre, Roberto festeja un año más de vida.