La Roja cayó por la cuenta mínima en Buenos Aires dominando las acciones del partido. Presentamos el análisis de cada jugador frente a Argentina:

 

Claudio Bravo: No tuvo mayor actividad hasta los 14 minutos, cuando arremetió Di Maria y cortó en el límite derecho del área de excelente manera. Como siempre, fue un líbero en la saga defensiva.

Jean Beausejour: Desbordó de manera intermitente y sin mayor daño, buscó cerrar espacios en medio terreno pero no fue del todo efectivo.

Gary Medel: Un estandarte, siempre atento y llegando a los cortes con la mayor velocidad posible. Contribuyó de excelente manera (una vez más) para generar salidas pulcras desde el sector defensivo.

Gonzalo Jara: Un tanto desprolijo en los primeros minutos. Buscó salidas, pero prefirió el balón corto y por bajo. Siguió carente de precisión en el complemento.

Mauricio Isla: También careció de precisión en los minutos iniciales. Intentó desbordar, pero los desbordes de Di Maria no le permitieron pasar en demasía. Cuando se sumó a la ofensiva, logró inquietar a la saga defensiva rival; también en el segundo tiempo colaboró con la presión en la salida trasandina.

Francisco Silva: Constantemente se metió entre los centrales, apoyando a Medel y Jara. Discreto en el campo, pero efectivo. Abandonó el terreno a los 70’, permitiendo el ingreso de Valdivia.

Charles Aránguiz: Buscó constantemente la conexión con sus compañeros, presionó y tuvo constante actividad de cara a la portería rival. Obtuvo mayor protagonismo luego del cambio táctico de posición con Hernández. En el segundo tiempo volvió al sector izquierdo, aunque generalmente se fue centralizando. En el segundo tiempo empezó a presionar en faenas ofensivas, logrando inquietar la línea defensiva rival. Salió del campo producto de las molestias físicas.

Pedro Pablo Hernández: Ausente durante gran parte del primer tiempo; su mayor actividad fue en la presión cuando Argentina tenía el balón y también en buscar los “cortes tácticos” para reagrupar la defensa. Contribuyó en el “trabajo sucio” para frenar las salidas rivales.

Alexis Sánchez: Tuvo que generar espacios desde el mediocampo, retrocediendo debido a la carencia de balones en ofensiva. Apoyó en la presión del equipo contra las salidas rivales. Intentó vía balones detenidos, pero sin lograr el efecto esperado.

José Pedro Fuenzalida: Tuvo el primer gol en los 7 minutos en su primera llegada peligrosa, lamentablemente estaba fuera de juego. Cometió el penal que significó el 1-0 en contra, aunque algo dudoso. Buscó los espacios y los desbordes, pero fue sustituido en el minuto 55.

Eduardo Vargas: Ausente durante el primer tiempo. Le faltó alimentación con pases filtrados o balonazos profundos, buscó presionar en tres cuartos de cancha y conectarse con sus compañeros en sector ofensivo. Debido al ingreso de Castillo, tuvo que posicionarse en el sector derecho ofensivo, hizo lo que pudo.

Nicolás Castillo: Ingresó por Fuenzalida y en su primera intervención tuvo la oportunidad de marcar en la segunda jugada después del tiro libre al palo de Alexis Sánchez en el minuto 65 del cotejo. Buscó espacios e intentó sobrepasar a los zagueros centrales.

Jorge Valdivia: Desde su primer contacto con el balón buscó pase filtrado, fue bajado constantemente interrumpiendo la generación de su juego. Las veces que filtró el balón entre los centrales, no fue “entendido” por los delanteros.

Esteban Paredes: Ingresó a los 46 del segundo tiempo, no tuvo muchas ocasiones. Contribuyó como pudo.

Si hay que aplicar una frase cliché tras este partido con la albiceleste ahora que momentáneamente estamos fuera de zona de clasificación es: “jugamos como nunca, pero perdimos como siempre”.