Wuilker Friñez: de los tres goles que recibió tuvo complicidad en el tercero, después de una mala salida que permitió el gol de Paredes. Sin embargo, pudo evitar una goleada de proporciones tapando un penal a Alexis Sánchez.

Alexander González: débil en la banda derecha, dejando espacios para el ataque tanto de Beausejour como de Alexis.

Wilker Ángel: muchas oportunidades adelantado, dejando en posición habilitada a Vidal para entrar al área.

Mikel Villanueva: al igual que su pareja en la defensa, desordenado, sin marcar sobre todo en el primer tiempo a Paredes.

Rolf Feltscher: uno de los más flojos en la Vinotinto, en muchas ocasiones el lateral izquierdo sin poder marcar ni a Aránguiz ni a Isla. Ante las múltiples llegadas de Chile tuvo que actuar como central en varios momentos del partido.

Renzo Zambrano: pocas llegadas con el balón y conexión con sus compañeros, lo cual pudo corregir en algo en el segundo tiempo.

Tomás Rincón: en las pocas veces que tuvo el balón pudo armar las jugadas, habilitando e incluso rematando. Uno de sus tiros fue mal anulado tras el rebote del balón en el travesaño, golpeando levemente dentro del arco.

Jhon Murillo: no pudo manejar los tiempos en el mediocampo, sin marcar ni a Vidal ni a Valdivia en el segundo tiempo.

Rómulo Otero: quizás el más ofensivo de Venezuela. Encarador y habilitador, teniendo varias oportunidades de gol en el complemento. De sus pies nace el descuento mediante un tiro libre.

Darwin Machís: fue un complemento de Otero durante el cotejo, teniendo varios mano a mano con Claudio Bravo. Supo controlar su banda (izquierda) en el segundo tiempo, desmarcándose a veces por la derecha.

Salomón Rondón: tuvo más importancia en el segundo tiempo, generando ataque por el centro del área. Autor del descuento mediante golpe de cabeza que le dio esperanza a la visita en gran parte del complemento.

SUPLENTES:

Víctor García (61′): modificación que le dio más juego a Venezuela, sobre todo por la banda derecha, lugar en el cual se desempeñó.

Adalberto Peñaranda (68′): entro a la cancha dándole más vértigo y regata por la zona zurda, siendo constante peligro para el lugar donde cubría Isla.

Arquímedes Figuera (84′): no tuvo gran implicancia en los pocos minutos que jugó.