Al parecer, el exhaustivo trabajo de Mercedes en las pistas de Barcelona en la pretemporada tuvo un invitado de piedra: Sebastian Vettel. Esto porque la escudería inglesa era el bólido más rápido en esas pruebas y en la última temporada había perdido sólo dos carreras. Aunque, en ese mismo escenario se encontró con una mejora considerable de Ferrari con un cambio de modelo en su coche ajustado a las nuevas normativas de la FIA en este año.

Todos ya pensaban con lo ocurrido el sábado en las sesiones clasificatorias cuando el tricampeón Lewis Hamilton consiguió la pole position, que la hegemonía de los pasados tres años se mantenía sin problemas. Pero no fue como se imaginaba; el británico hizo una salida limpia de Albert Park siendo líder de la carrera hasta la vuelta 17, en el cual se evidenció que no es tan rápido y tendrá muchas dificultades en el presente año; lugar que el germano logró aprovechar y no soltó la punta incluso entrando a boxes para hacer el clásico cambio de neumáticos, saliendo delante de Hamilton y cerrándole las opciones de adelantamiento.

Así el Cavallino Rampante vuelve a las victorias tras 18 meses de sequía a manos del tetracampeón alemán (Singapur en septiembre de 2015) acumulando ya 4 con el Rojo y la 43 en su trayectoria. Por otra parte, Hamilton fue segundo y tercero su compañero Valtteri Bottas; en una temporada que arrancó con todo y se verá hasta dos semanas más en China, si dicho rendimiento se empieza a consolidar o saldrán más sorpresas en la máxima competencia del automovilismo.