En un ambiente familiar y de sana competencia se llevó a cabo este sábado en las canchas sintéticas del Parque O’Higgins la Copa de la Amistad 2017. El torneo amistoso lo disputó la Selección Chilena de Talla Baja junto al Club Deportivo Los Olivos, resultando victoriosos -luego de una reñida definición a penales- los “Diablitos”.

El campeonato contemplaba dos partidos de dos tiempos de 25 minutos por lado, en los que se participaban las distintas categorías de ambos equipos. El primer encuentro lo ganó el representativo nacional por 8-3 a Los Olivos. De principio a fin, la supremacía de “Los Diablitos” estuvo de la mano del goleador del partido, Daniel Fontena, quien abrió el marcador al minuto de iniciado el juego, anotando un total de seis tantos.

El delantero se mostró feliz por el triunfo y por ser el goleador del partido, además se refirió a las fortalezas que fueron la clave para el éxito. “La confianza en el equipo, ordenarnos y jugar como grupo. Con estrategia siempre”, comentó.

Un poco más apretado estuvo el segundo duelo donde la suerte estuvo del lado de Los Olivos, quienes se impusieron ante su rival con 6-4. Los jugadores del plantel de San Bernardo estrecharon el marcador durante todo el partido, logrando un empate que alargó el encuentro a un duelo a penales, el cual tras fallar en tres tiros dio la copa a los “diablitos”.

Al respecto, el entrenador de Los Olivos, Maximiliano Valenzuela, comentó que “sabíamos que era un rival difícil, o sea son seleccionados chilenos y no porque sean pequeños hay que mirarlos de otra forma (…) Creo que igual fue un partido difícil, el primero fue dificilísimo y el segundo estuvimos ahí no más”.

Por su parte, el dirigente de los seleccionados nacionales, Alberto Montealegre, sacó cuentas alegres puesto que el plantel hace poco retomó los entrenamientos. En esta línea, expresó que “me quedo muy feliz con lograr esta copa, fue una sorpresa muy linda. Además, fue un partido bastante difícil donde generalmente juegan por altura, entonces son partidos que igual nos cuestan”.

Montealegre también se refirió a las debilidades del equipo y los desafíos que tienen a futuro. “En temas de conducta y de táctica quedamos un poco al debe. No quedé tan conforme, pero son cosas que tenemos todo el año para seguir mejorando (…) me pasa es que al grupo de más adultos me cuesta disciplinarlos y es algo que también tengo que trabajar yo”, concluyó