Arthur Antunes Coimbra, nacido un 3 de marzo de 1953 en Río de Janeiro, de padres portugueses, el menor de siete hermanos (seis hombres, una mujer) bautizado así en honor a su abuelo materno. Quizás pocos lo conozcan por su nombre real, pero nadie conocedor de la historia del fútbol no genera buenas palabras para referirse al mediapunta brasileño, Zico; jugador que a su retiro registró la suma de 826 goles anotados en los diferentes clubes y en la selección de Brasil. Y que hoy a sus 64 años, repasaremos su paso por el balompié, que por medio de regates, sus pases al cuerpo, la capacidad de crear agujeros, donde el promedio solo veía una defensa infranqueable y sus goles hechos de forma audaz y elegante; dieron origen al apodo del “Pelé blanco”.

Se forja la leyenda en 1971. A los 18 años, Zico debuta en Flamengo, obteniendo por su paso en el equipo rojinegro cuatro ligas nacionales, con un vigente record de 508 tantos en 731 convocatorias, la Copa Libertadores de 1981; ganada a tres encuentros a la escuadra chilena de Cobreloa (2 goles a 1, gana Flamengo en el Estadio Maranacá; 1 gol a 0, gana Cobreloa en el Estadio Nacional; 2 goles a 0, gana Flamengo en el Estadio Centenario, en Montevideo) y que en dicho certamen, salió goleador con 11 anotaciones. Ese mismo año, en Tokio, Japón, se realizó la edición número 20 de la Copa Internacional, disputada por el lado de la UEFA, el Liverpool de Inglaterra, contra Flamengo, representando a la CONMEBOL, resultando victorioso el equipo sudamericano por tres tantos a cero, donde Zico fue escogido el mejor jugador del encuentro. En 1991, tras breves periodos de retiro y trabajos ligados al fútbol en el lado administrativo, vuelve para jugar en el equipo japonés Kashima Antlers, marcando en un periodo de cuatro años un registro de 45 goles en 65 partidos, para luego colgar los botines a los 41 años de edad.

Continuó ligado a su pasión, esta vez sin tocar el balón, pero dirigiendo como llevarlo al grito de gol. En Asia fue entrenador por los Kashima Antlers en 1999, dirigió a la selección adulta de los nipones durante el periodo 2002-2006, obteniendo el 2004 la Copa Asiática disputada en China y la clasificación al mundial de Alemania 2006; pasando también por Turquía, Uzbekistán, Rusia, Grecia, Irak, Catar, siendo estratega de diversos clubes y ganando torneos con el Fenerbahçe S.K turco, el  Futbol Klubi Bunyodkor de Uzbekistán y el CSKA de Moscú, Rusia, cerrando este ciclo como entrenador en India, con el equipo del FC Goa en 2014.

Por la Selección verdeamarela, Zico participó en tres Copas del Mundo: Argentina 1978, terminando tercer lugar con seis partidos y un tanto; España 1982, quedando eliminado en segunda fase ante Italia por tres goles a dos, en el Estadio de Sarriá, Barcelona, marcando en estos cincos encuentros cuatro goles y México 1986, llegando hasta cuartos de final, tras sucumbir en penales ante Francia (resultado 1-1, penales 4-3), en el Estadio Jalisco, Guadalajara.

El hombre que fue el mejor jugador de Brasil en 1974, perteneciente al selecto grupo de FIFA 100 en el año 2004, unas estadísticas de 1.180 partidos jugados, con 826 goles convertidos. Irónicamente, el destino, tal vez, no lo hizo sonreír con la Copa del Mundo en sus manos, pero trajo al fútbol una noble historia que contar, el jugador que se trasformó en leyenda; la leyenda que se convirtió en parte de la historia y hoy, una parte de la historia del balón pie mundial, cumple 64 años: El Pelé blanco, Zico.

Compartir
Artículo anteriorSigue la búsqueda de Finalistas en Liga Nacional
Artículo siguienteHorarios tercera fecha Fútbol Joven

Periodista y co-editor de Pasión de Hincha. Actuando también como reportero, columnista y conductor del programa “Toque de Primera”. Cubriendo todos los frentes del fútbol nacional ANFP y ANFA. A veces me las doy de fotógrafo.